Denuncian expulsiones arbitrarias de dirigentes estudiantiles y alumnos de la Universidad Andrés Bello

La parlamentaria Camila Rojas, presidenta de la comisión de Educación, ofició a la Superintendencia de Educación, para que aclare la situación de 14 estudiantes desvinculados de la casa de estudios tras participar en movilizaciones

Tras el 18 de Octubre, 10 alumnos y dirigentes de la Universidad Andrés Bello han sido expulsados y otros 4 suspendidos por un año, por haber participado en las movilizaciones y la toma de esa casa de estudios. Los estudiantes han acusado irregularidades en sus sumarios.

Así lo relató Alondra Antonucci, una de las estudiantes expulsadas, quien era presidenta del Centro de Estudiantes de Derecho de la UNAB. “El 23 de enero me notificaron de mi expulsión luego de iniciarse un sumario en mi contra el 22 de noviembre, procedimiento viciado de principio a fin. Además, el 23 de enero se nos desalojó de manera violenta, lo que fue validado por la rectoría de la universidad, que contrató a matones para sacarnos del establecimiento”, comentó.
“Me golpearon, me dejaron llena de moretones, me pegaron en la cara, patadas en el estómago, combos en la espalda. Nos culparon de una usurpación violenta de la universidad y la evidencia que utilizaron para culparnos es leche de magnesia, agua con bicarbonato, agua con laurel, todo lo que teníamos para disuadir los efectos de los gases lacrimógenos y el gas pimienta. También pusieron como evidencia tarros de pintura y diluyentes que ocupamos para hacer lienzos”, explicó.

Ignacio Rojas, estudiante de psicología UNAB sede Viña, lamentó la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los alumnos: “¿Qué va a suceder el día de mañana, cuando los estudiantes pidamos nuestros derechos legítimos a la casa de estudios? ¿Nos van a sancionar? Esta es una señal clara de la universidad por desarticular el movimiento estudiantil, por eso lo están criminalizando y sancionando”, planteó.

La diputada Camila Rojas, presidenta de la comisión de Educación, ofició a la Superintendencia de Educación, para que aclare la situación de los 14 estudiantes desvinculados de la casa de estudios. “No es primera vez que la U. Andrés Bello expulsa o suspende a estudiantes por haberse movilizado y hoy tenemos a 14 alumnos en esta situación entre las sedes de Santiago y Viña del Mar. Hay un reglamento interno que ya es bastante arbitrario, pero ni siquiera ese reglamento se respetó. Es necesario que la Superintendencia de Educación cumpla un rol aquí, porque tenemos expulsiones y suspensiones completamente arbitrarias”, dijo la parlamentaria de Comunes.

“En Chile, la relación que tiene el Estado con instituciones de educación superior ha llegado realmente al libertinaje. Estamos hablando de empresas transnacionales que no solo han lucrado durante años con los sueños y el esfuerzo de las familias chilenas, sino que ahora, además, se dan el lujo de expulsar a sus estudiantes de manera arbitraria y agredirlos. Si el Mineduc no se hace parte de la solución, definitivamente es cómplice de estas empresas”, recalcó el diputado de Convergencia Social, Gonzalo Winter.

En la misma línea, la diputada PPD Cristina Girardi, agregó que “efectivamente el Ministerio nunca le ha puesto el cascabel al gato. No solo acá se está maltratando a los estudiantes, sino que se está violando permanentemente la ley. La primera Comisión Investigadora sobre el lucro en la Educación Superior planteó que el Estado está coludido con estas empresas. Y hoy, una vez más, la institucionalidad permite que las empresas hagan lo que quieran, dejando de carne de cañón a los niños y jóvenes”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Enviar Comentario

Twitter

Instagram

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de sus usuarios.