Una pasajera chilena contó a medios argentinos cómo se vive en el crucero en cuarentena por Coronavirus

Ximena Paredes, quien está a bordo del crucero Diamond Pricess que se encuentra en cuarentena en Japón por los 61 casos de coronavirus detectados, dijo que conoció al argentino que se contagió y dio detalles sobre la situación en el barco.

Ximena Paredes, una mujer chilena que está a bordo del crucero Diamond Pricess que se encuentra en cuarentena en Japón por los 61 casos de coronavirus detectados,dijo que conoció al argentino que se contagió y fue trasladado en las últimas horas a un hospital y que el hombre “estaba saludable”.

En diálogo con la señal de cable TN de Buenos Aires, Paredes contó que “el argentino infectado reside en Buenos Aires y es una persona mayor que estaba saludable” y que viajaba en el crucero junto a su pareja. “Lo bajaron y lo llevaron al hospital pero no estaba grave, el tema fue que su test salió positivo; por eso tuvieron que llevarlo para hacerle los chequeos”, agregó.

Los controles

Paredes indicó que el test se le realiza a todos los pasajeros a bordo del crucero que estuvieron en contacto con un hombre de Hong Kong que subió al Diamond Pricess en Tokyo ya infectado.

“El pasajero argentino tuvo la mala suerte de haber hecho un tour donde le tocó ir en el bus con él”, relató la mujer, que contó que, debido a la cuarentena impuesta, no pueden abandonar sus cabinas, deben tomarse la temperatura varias veces por día y recibieron mascarillas y guantes de manera preventiva.

La situación en el barco

Paredes contó que había hecho amistad con la pareja argentina y con otra mexicana porque son muy pocos los pasajeros de habla hispana entre los 2666 viajeros que están en el crucero.

Indicó que la esposa del argentino contagiado “no entendía por qué se lo llevaban porque estaba bien de salud, sin tos ni fiebre pero el test le dio positivo”. “Ella está en el crucero, en su cabina porque el test le dio negativo; nosotros junto a una pareja mexicana le estamos dando el apoyo; no está sola”, agregó.

La mujer chilena que viaja junto a su marido recalcó que no hay ningún inconveniente con las comunicaciones y que la familia argentina pudo dialogar con sus hijos.

En la misma línea, destacó que el servicio de comidas esta funcionando perfectamente. “Me impresiona lo bien que están haciendo con la comida; son 1.500 cabinas a la que llevar desayuno, almuerzo y cena”, remarcó.

Por último, Ximena adelantó que, de no detectarse un nuevo caso, la cuarentena termina el 19 de febrero, según le informaron las autoridades del crucero.

En tanto, José Luis Muñoz, otro pasajero a bordo, dijo a Crónica TV que “liberaron internet en el barco para que todos podamos comunicarnos con nuestros familiares”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Enviar Comentario

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de sus usuarios.