Video: A tercer trámite subsidio que deja el piso del salario mínimo en 300 mil pesos líquidos

Los senadores aprobaron que todos los trabajadores, independiente del tamaño de la empresa a la que pertenecen, reciban el beneficio. Durante el debate se dejó en evidencia la necesidad de revisar una política pública en materia de ingresos.

Dejando en evidencia las distintas interpretaciones respecto a la política salarial impulsada por la actual administración, el Senado aprobó en general y particular el proyecto que crea un subsidio de cargo fiscal para trabajadoras y trabajadores de bajas remuneraciones, el que originalmente había ingresado con el nombre de salario mínimo garantizado.

Con este resultado, la Cámara de Diputados deberá revisar los cambios aprobados por la Cámara Alta. Si se respaldan estas modificaciones, el texto estará en condiciones de convertirse en ley, de lo contrario, deberá conformarse una Comisión Mixta para zanjar discrepancias.

En simple, la iniciativa entrega un complemento a la remuneración bruta mensual de cargo fiscal. El subsidio asciende a 59 mil 200 pesos para quienes ganan el salario mínimo (301 mil), lo que les permite alcanzar un monto bruto de 360 mil 200 pesos y un monto líquido de 300 mil.

Esto implica un aumento del ingreso líquido de un 25% para los trabajadores con jornada laboral completa que actualmente reciben el salario mínimo. Además, el beneficio se extiende crecientemente a aquellos que ganan hasta 384 mil 363 pesos. Los que ganan menos del mínimo, deberán llegar a los 300 mil líquidos, por tanto, nadie podrá ganar menos que ese monto.

DEBATE EN GENERAL

Con 39 votos a favor y uno en contra, la Sala despachó la norma.

Durante el debate, la presidenta de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, la senadora Adriana Muñoz explicó la iniciativa, tras lo cual intervino el presidente de la Comisión de Hacienda, el senador Ricardo Lagos, quien explicó los cambios impulsados en esta instancia.

A la hora de argumentar respecto a las ideas matrices, hicieron uso de la palabra los senadores Adriana Muñoz, Ricardo Lagos Weber, José García Ruminot, Carlos Montes, Juan Antonio Coloma, Rabindranath Quinteros, Carlos Bianchi, Juan Pablo Letelier, Rodrigo Galilea, Jorge Pizarro, Iván Moreira, Alejandro Navarro, Felipe Kast, Ximena Órdenes, David Sandoval, Juan Ignacio Latorre, Yasna Provoste, Luz Ebensperger, Alejandro Guillier, José Miguel Durana, Guido Girardi, Francisco Chahuán, Ximena Rincón, Carmen Gloria Aravena, Francisco Huenchumilla, Alvaro Elizalde, Alejandro García Huidobro y Felipe Harboe.

Los senadores opositores hicieron una fuerte crítica a la política laboral, en particular respecto al salario mínimo. Hicieron ver que este proyecto viene a ser una medida paliativa menor que no aborda el tema de fondo que es reestudiar las remuneraciones con la intención de fijar el salario mínimo en 500 mil pesos o más.

Desde la otra vereda, aseguraron que con la iniciativa se marca un antes y un después en la discusión de ingreso mínimo, reconociendo que este cambio se da en el marco del movimiento ciudadano que pide mayor dignidad. Se apeló a valorar la inversión que se traduce en aumentar los salarios en un 25%.

ARGUMENTOS

GARCÍA RUMINOT

“Valoramos que 670 mil trabajadores pueden verse beneficiados. Se garantiza un salario líquido de 300 mil pesos. Muchos empleos informales van a generar contratos de trabajo cumpliendo con las leyes de previsión social. La mayoría de los beneficiados serán mujeres”.

MONTES

“Las remuneraciones son bajas y el salario mínimo está bajo lo digno. Este proyecto no es un paso significativo. Esto viene a paliar los bajos sueldos, es un subsidio moderado. Hemos resuelto votarlo a favor pero pedimos al Gobierno que no distorsionen la verdad porque no es un subsidio de protección familiar”.

COLOMA

“Este es un salto histórico respecto a las remuneraciones. Siempre se puede hacer más y mejor, pero antes no se había hecho esto. Ahora se generan políticas públicas. Esto va a la vena del mundo laboral y regional porque se incrementará el ingreso en un 25%”.

QUINTEROS

“La desigualdad habla de la concentración de la riqueza. En la base de la agenda debe estar el terminar con la desigualdad. Este proyecto no va en esa dirección. El Gobierno dice que se complementan las remuneraciones con una suerte de bono, pero se persiste en el rol subsidiario del Estado”.

BIANCHI

“No se entiende por qué se cuestiona aumentar el salario mínimo dirá la ciudadanía. ¿Cuánto gasta mensualmente una familia en Chile? El promedio es de un millón 121 mil pesos y si hacemos un cálculo aún más modesto podemos hablar de 600 mil pesos. Hay que ser consecuentes y poner como prioridad un salario mínimo. Este bono no es imponible”.

LETELIER

“Este proyecto se discute por el estallido social y la acumulación de la riqueza. El ingreso mediano llegó a 400 mil pesos mensuales. 7 de cada 10 trabajadores no gana más que eso. Mucha gente que trabaja para pagar”.

GALILEA

“Siempre que se habla de salario éticos, todos decimos que se debe hacer un esfuerzo mayor. Pero el salario mínimo es algo que se va ganando. El problema de la informalidad es grande y esto ayuda a terminar con este fenómeno. Nunca hay que minimizar el esfuerzo del Estado por mejorar el salario”.

PIZARRO

“Se ha evaluado más el proyecto por eso ha tenido varios cambios. No aborda de manera fundamental el problema de la desigualdad de salarios. Esto es un subsidio, un bono. Se requiere un nuevo modelo de desarrollo que nazca de una economía basada en el valor agregado”.

MOREIRA

“Veo que al presidente Piñera no lo dejan gobernar. Todo lo que viene del Ejecutivo es malo. No entiendo por qué critican la política económica que les permitió crecer en los 20 años o más que ustedes gobernaron. Hay muchos chilenos que están agradecidos de este avance. Esta es una señal”.

NAVARRO

“Acá se aplaude que el Estado deba generar ingresos para entregarle a los trabajadores un salario justo. Queda en evidencia que los empleadores no tienen interés en subirles los sueldos. Acá no se le mete la mano al bolsillo a las empresas. Este proyecto son puras migajas”.

KAST

“Este es un aporte que va a los trabajadores para complementar sus sueldos. Veo que el senador Navarro no criticó bonos similares que entregó la presidenta Bachelet. Pido consecuencia de valorar este esfuerzo. Pido un mínimo de seriedad”.

ÓRDENES

“Discrepo que esto sea un hito histórico porque no es distinto a otros bonos aprobados. Acá el contexto es distinto y el estallido coloca una agenda distinta. Valoro que el Estado cumpla un rol porque este bono es con cargo fiscal, pero apelo a los empresarios que se han desentendido”.

SANDOVAL

“Si se analizan los cambios al salario mínimo desde el 2014, la variación fue mínima. Acá el Estado se está haciendo parte en una decisión tan importante como aumentar el salario mínimo. En tres años más se revisará esta ley y esto nos parece positivo”.

LATORRE

“Esta es una medida de parche ante los bajos salarios. Es difícil oponerse a aumentar los sueldos considerando aún más nuestra dieta que es hasta 40 veces al salario mínimo. Hay un problema de progresividad de esta política y los incentivos a las empresas”.

PROVOSTE

“Tenemos un descontento social fuerte y una causa es la excesiva distribución de los salarios. Por ejemplo, la mayor parte de las mujeres ganan menos de 400 mil pesos mensuales. Muchos no ven esta realidad y siguen hablando del crecimiento. Un tercio de este bono irá a las grandes empresas, eso nos parece inaceptable”.

EBENSPERGER

“Creo que es un buen proyecto. No soluciona todos los problemas, pero hay una agenda social que busca aliviar a quienes más lo necesitan. Acá hay un subsidio que busca garantizar a las familias que nadie gane menos de 300 mil pesos. Esto es poco, pero hay que valorarlo”.

GUILLIER

“La cultura chilena es famosa en los bonos. El problema de fondo no se resuelve. Somos un país de desarrollo intermedio pero a pesar de ello el trabajo es precario. Las grandes empresas pagan buenos sueldos pero a los subcontratistas se les paga cada vez menos”.

DURANA

“Este proyecto no estresa el mercado laboral porque el Estado se hace cargo del bono. También se incentiva la formalidad porque se requiere un contrato de trabajo. Lamento que se discrimine a los operarios de empresas grandes así el 40% de los beneficiarios no podrán recibir el subsidio”.

GIRARDI

“No podemos aprobar esto sin hacer una discusión de fondo. Esto puede justificar el mantener un sistema que es parte de una filosofía. La renta es capturada por unos pocos para inmovilizar a la mayoría.

CHAHUÁN

“Este proyecto va en la línea de varios otros que hemos presentado. Esta es una buena noticia porque son 170 mil millones en apoyo a 72 mil trabajadores de mi región de Valparaíso. Muchas veces legislamos para el siglo pasado y eso pasa con el proyecto de jornada de 40 horas”.

RINCÓN

“Cuando se miran los indicadores de trabajo y seguridad social, nos damos cuenta que no hemos avanzado. Los ingresos de los hogares tienen un problema en Chile. No podemos negarnos a este subsidio, pero ¿esto resuelve las demandas de las familias que se han movilizado? Creo que no”.

ARAVENA

“Chile es un país de micro y mediana empresa, solo un 3% es gran empresa. Los emprendedores entregan más del 70% del empleo. No se puede incrementar sustancialmente el ingreso pero sí se puede apoyar el emprendimiento”.

HUENCHUMILLA

“Me produce una angustia política este proyecto. Me pregunto de qué manera se puede votar en contra y decirle a miles de trabajadores que el Gobierno les quiere dar un bono pero ello no está bien. ¿Qué efectos generará esto en la violencia? Se están atacando los síntomas no la causa”.

ELIZALDE

“Creo que por la premura del gobierno no se hizo un debate en profundidad de esta política pública. Podría haberse analizado una fórmula mejor. Acá no se aplicó universalidad. Voy a votar a favor pero con serios reparos a esta política”.

GARCÍA HUIDOBRO

“Hay dudas respecto al futuro y eso ha bajado las inversiones. Las personas que quieren emprender esperan y los más afectados son los que esperan un trabajo. Se automatizan los trabajos y este es el momento de apoyar a los trabajadores”.

HARBOE

“Esto no es el sueldo mínimo, es el salario mínimo garantizado. La importancia está en que va a generar un pequeño alivio a miles de trabajadores que ganan menos de 300 mil pesos líquidos. Me pregunto por qué una ley garantiza un salario pobrísimo”.

VOTACIÓN EN PARTICULAR

Al revisar el articulado, se mencionaron siete indicaciones, cinco de las cuales fueron declaradas inadmisibles. Así se aprobó un aumento de las multas a esta ley y la obligación que tendrá el empleador de informar a su trabajador los beneficios de este bono.

En votación separada se analizó que las empresas de mayor tamaño (ventas anuales sobre 76 mil UF) no puedan acceder a este bono. La idea era acotarlo a las medianas y pequeñas empresas, sin embargo se respaldó que todos los trabajadores sean beneficiados.

PROYECTO

El proyecto de ley forma parte de los compromisos asumidos por el Gobierno en el programa Nueva Agenda Social, presentado en octubre pasado, en respuesta a una serie de demandas de la ciudadanía y que en el caso de esta iniciativa legal en concreto, tiene por objeto la creación de un subsidio para alcanzar un ingreso mínimo garantizado, para responder a una de las grandes preocupaciones de las familias del país, consistente en contar con un empleo formal que garantice al trabajador poder optar a instrumentos de seguridad social y un ingreso que les permita tener una mejor calidad de vida.

Contenido del proyecto de ley:

  • Establece un subsidio mensual, de cargo fiscal, para los trabajadores dependientes regidos por el Código del Trabajo, con contrato de trabajo vigente y afectos a una jornada ordinaria de trabajo superior a 30 horas semanales, cuyas remuneración bruta mensual sea inferior a $384.363 y que integren un hogar perteneciente a los primeros nueve deciles, de acuerdo al instrumento de caracterización socioeconómica.
  • Fijas las fórmulas para la determinación del monto mensual del subsidio que corresponderá a cada trabajador con derecho al mismo, para lo cual se distingue lo siguiente:

a).- Si la remuneración bruta mensual es igual o superior a $301.000 e inferior a $384.363, el subsidio será equivalente a la cantidad que resulte de restar al aporte máximo ($59.200) el valor afecto a subsidio, correspondiendo este último valor al 71,01% calculado sobre la cifra resultante de restar a la remuneración bruta mensual efectivamente percibida por el trabajador, la cantidad de $ 301.000.

b) Si la remuneración bruta mensual es inferior a $301.000, el monto mensual del subsidio corresponderá al 19,67 % de la remuneración bruta mensual efectiva del trabajador.

c).- Se establecen normas de cálculo proporcional en aquellos casos en los que las jornadas laborales sean inferiores al máximo legal, pero superiores a 30 horas semanales.

  • Establece que el trabajador que cumpla con los requisitos que se señalan, tendrá derecho al subsidio por el sólo ministerio de la ley y en virtud de la existencia de un contrato de trabajo, beneficio que no será imponible, tributable, embargable ni estará afecto a descuento alguno.
  • Dispone que el pago del subsidio no se suspende durante las licencias médicas y el feriado laboral.
  • Hace incompatible el subsidio que se establece con los establecidos en la ley de subsidio al empleo y en la que crea el ingreso ético familiar.
  • Entrega al Ministerio de Desarrollo Social y Familia, la tarea de dictar un reglamento que regule la determinación, concesión y pago del subsidio; los antecedentes necesarios para acreditar el cumplimiento de los requisitos, pudiendo considerar para estos efectos, entre otros, el contrato de trabajo electrónico y la declaración que realice el empleador de las cotizaciones de seguridad social del trabajador, y las demás normas necesarias para la aplicación y funcionamiento de este beneficio.
  • Corresponderá a la Superintendencia de Seguridad Social la supervigilancia y fiscalización del subsidio que administra el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.
  • Establece normas que garanticen que el subsidio vaya en directo beneficio del trabajador y no del empleador, para lo cual se prohíbe la reducción injustificada de la remuneración bruta mensual o de cualquiera de sus componentes, que han correspondido contractualmente al trabajador con derecho a recibir el subsidio.
  • Igualmente, se prohíbe al empleador poner término al contrato de trabajo y suscribir uno nuevo, ya sea con el mismo trabajador o con uno distinto, en el que se pacte una remuneración inferior, con el solo objeto de que dicho trabajador perciba o pueda percibir el subsidio que se crea.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Enviar Comentario