Impulsarán comisión investigadora por hechos de violencia en la Araucanía. Colectividades políticas se refieren a violencia vivida anoche en la Provincia de Malleco

Como muy preocupante calificó el diputado Ricardo Celis los hechos de violencia ocurridos anoche en cuatro comunas de La Araucanía, donde se produjeron desalojos ciudadanos de recintos municipales en horas de toque de queda.

Esto describe la situación de Curacautín, Ercilla, Traiguén y Victoria, comunas que vieron como además sus edificios consistoriales fueron víctimas del fuego y todo lo cual tiene como responsable las erradas políticas tomadas por el Estado de Chile respecto de la situación de los pueblos indígenas.

“Subyace acá un tema que tiene que ver con la historia y la instalación del Estado en La Araucanía. Hay demandas históricas no resueltas, pendientes aún luego del retorno a la democracia” indicó el diputado Celis en una declaración pública que hizo llegar a los medios de comunicación en horas de este domingo.

El parlamentario aludió a la falta de hitos importantes desde la promulgación de la Ley Indígena: “Quizás luego de la promulgación de la Ley Indígena tampoco hubo hitos políticos relevantes ni políticas públicas que resuelvan efectivamente estas demandas. Hoy en día solo plasman recomendaciones que han quedado en papel y varias comisiones presidenciales cuyas recomendaciones tampoco han sido llevadas adelante con la energía necesaria para resolver un problema político de esta magnitud”

El legislador señaló que en su rol de fiscalizador impulsará una Comisión Especial Investigadora de los actos de Gobierno respecto a la gestión de hechos de violencia y en particular con lo ocurrido el día de ayer en la provincia de Malleco, donde en pleno toque de queda se evidenció que hubo circulación de civiles.

PRESIDENTA UDI

De “vandalismo puro” calificó los hechos la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien cuestionó los motivos por los que estas personas mantenían tomados los recintos municipales, que terminaron con diversos daños, ya que sería en apoyo a Celestino Córdova, quien se encuentra en prisión condenado como autor del asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay ocurrido en 2013.
“Este es el mundo al revés. Un grupo de personas decide defender a un despiadado criminal que fue sentenciado por un terrible y alevoso crimen de dos indefensos ancianos, y lo hacen provocando más violencia, y destruyendo recintos que son muy importantes para esas comunidades, como son los municipios que fueron atacados”, argumenta la senadora.
“Hay que decirlo con todas sus letras. Las personas honestas están cansadas de la violencia en La Araucanía y merecen vivir en paz, sin sentirse amenazados por grupos de violentistas que no tienen justificación para lo que hacen”, agregó la Presidenta de la UDI.
Igual de grave, enfatizó van Rysselberghe, es que en este tipo de hechos se utilice a menores de edad y mujeres, exponiéndolos a situaciones que ponen en riesgo su integridad. Así como también lamentó que en los incidentes haya resultado herido personal del Ejército y Carabineros.
De paso, valoró la decisión del gobierno de querellarse contra los responsables de estos ataques, y pidió que la justicia haga su trabajo y comience a establecer las sanciones que corresponden a sus protagonistas para que no siga extendiendo esta sensación de impunidad con la que actúan estos grupos.
“La violencia en La Araucanía y en Arauco es un tema que nos importa a todos los chilenos y sobre el cual no puede haber matices en condenarlos de manera frontal, junto con apoyar el actuar del Estado para desarticular a estas organizaciones y poner a sus integrantes a disposición de la justicia”, concluyó la Presidenta de la UDI.

DC REGION ARAUCANÍA

La Directiva Regional del Partido Demócrata Cristiano de la región de La Araucanía, frente a los últimos hechos de violencia ocurridos en nuestra región, particularmente en algunas comunas y municipios de la Provincia de Malleco, manifiesta a la opinión pública lo siguiente:
1.- La Araucanía por décadas vive inmersa en un conflicto histórico – político, innegable y con particulares características, qué sumadas a condiciones sociales y económicas de carencia, nos tienen a todos/as sin exclusión, envueltos en la incertidumbre.
2.- Este conflicto entre el Pueblo Mapuche y el Estado, demanda la búsqueda de una salida política, que los distintos Gobiernos han sido incapaces de generar, por falta de conocimiento, diagnostico errado y una mirada sesgada, que ha facilitado la equivocación y por ende contribuye a la desesperanza y desconfianza.
3.- La credibilidad del Gobierno y del Estado, está cuestionada. Por décadas, la solución impuesta en este territorio ha sido policial, judicial y paliativa, dejando de lado el tema de fondo y desconsiderando la solución política y dialogada.
4.- Expresamos nuestro rechazo total a todo hecho de violencia, particularmente a los ocurridos en las últimas horas. La convivencia democrática no acepta la violencia como método de resolución de conflictos y por ende, no es parte del orden social, comunitario y menos del estado de derecho. Igualmente condenamos la instigación a la misma, su fomento o motivación debe ser sancionado con todo el peso de la ley, y el sistema democrático debe establecer una dura pena a hechos de este tipo.
5.- Hace solo 48 horas, nuestro Senador por La Araucanía, Francisco Huenchumilla Jaramillo, se reunió con el nuevo Ministro del Interior don Víctor Pérez, a quien describió en detalle la situación histórica, política, social y económica que por años vive nuestra región, de la misma manera y a solicitud del Sr Alcalde de la comuna de Victoria, don Javier Jaramillo, se comunicó el Jueves 30 de Julio recién pasado, con el Subsecretario de Interior, con el objeto, que el Gobierno buscará un solución a la situación que se estaba viviendo en distintos municipio de Malleco.
6.- Es el Gobierno de Chile quién tiene la principal responsabilidad política en la situación vivida en Araucanía, no puede eludir su responsabilidad. Como Democracia Cristiana, hacemos propia la causa de la justicia y por ende creemos firmemente que Chile debe buscar una salida política a este conflicto histórico, sustentada en el respeto, participación, aceptación y por sobre todo con una mirada humanista.
7.- La incapacidad política evidenciada por el Estado en estas décadas y acrecentada en estos últimos años por un gobierno errático, sirve como justificación ideal para aquellos que confunden causas justas con procedimientos violentos, fomenta el racismo, contribuye al clasismo, en definitiva, atiza la segregación social en la región más conflictuada y pobre de Chile. La Araucanía y su gente no merece continuar en el abandono y bajo la conducción incapaz de quienes no han logrado comprender lo profundo del problema que vivimos – esencialmente político.

PS CONDENA EL RACISMO

PS CONDENA ACTOS DE VIOLENCIA Y RACISMO EN LA ARAUCANÍA Y EMPLAZA AL MINISTRO PÉREZ A DAR EXPLICACIONES

Ante los graves hechos ocurridos en varias comunas de la Provincia de Malleco, Región de La Araucanía, la Mesa Ejecutiva del Partido Socialista de Chile declara:

1.- La noche del sábado y la madrugada de este domingo, grupos de civiles organizados se congregaron frente a los municipios de Traiguén, Ercilla, Curacautín y Victoria con cánticos racistas, generando enfrentamientos que redundaron en una escalada de hechos violentos.

2.- Es inaceptable que grupos de civiles recurran a la autotutela y la violencia para el desalojo de edificios consistoriales que se encontraban en toma por comuneros mapuche, más aún cuando estos actos ocurrieron en horario de toque de queda y a la vista de Fuerzas de Orden y Seguridad. Condenamos enérgicamente estos hechos de violencia racista.

3.- El ministro del Interior, Víctor Pérez, debe responder por el procedimiento de Carabineros y civiles armados en los violentos desalojos de los edificios consistoriales, más aún cuando visitó la Región de La Araucanía el viernes 31 de julio y realizó declaraciones que enardecieron los ánimos.

4.- Ante lo sucedido, exigimos que el Gobierno de Chile cumpla sus obligaciones con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, que en su artículo 4º señala:

“Los Estados partes condenan toda la propaganda y todas las organizaciones que se inspiren en ideas o teorías basadas en la superioridad de una raza o de un grupo de personas de un determinado color u origen étnico, o que pretendan justificar o promover el odio racial y la discriminación racial, cualquiera que sea su forma, y se comprometen a tomar medidas inmediatas y positivas destinadas a eliminar toda incitación a tal discriminación o actos de tal discriminación…”

Se deben respetar los pactos y convenios internacionales. ¡Cero tolerancia al racismo!

DECLARACION PPD

Declaración Pública PPD por hechos de violencia en La Araucanía

1.- Los graves acontecimientos en las comunas de Victoria, Ercilla, Curacautín, Traiguén y Collipuli se han producido luego de dos hechos:

a.- Un discurso presidencial en donde no se expresó ninguna voluntad gubernamental para canalizar y resolver por caminos políticos las justas demandas del Pueblo Mapuche.

b) La visita reciente del nuevo Ministro del Interior a Temuco, con sus declaraciones en donde prioriza la seguridad represiva por sobre el diálogo político, son hechos que en si mismo contribuyen a exacervar las tensiones.

2.- Los caminos de la violencia nunca serán efectivos en la lucha por la justicia social. Tampoco la violencia racial o instigada. La actuación de un grupo organizado de civiles buscando reemplazar los caminos institucionales y policiales, manifestando odio racial, son totalmente contrarios a un Estado de Derecho.

3.- Hacemos un llamado urgente al Gobierno a enmendar su política hacia los Pueblos Indígenas y convocar a las autoridades ancestrales del Pueblo Mapuche para desarrollar, con urgencia, el diálogo social y político que los pueblos indígenas vienen demandando desde hace un largo tiempo y que las autoridades que han anunciado su arribo de emergencia a la Araucanía sean portadores de un nuevo trato con el Pueblo Mapuche.

FRENTE AMPLIO

Desde el Frente Amplio, hacemos un llamado urgente a que el gobierno asuma la responsabilidad de generar una salida democrática donde prime el diálogo político honesto con todos los actores involucrados, en un marco de respeto a los derechos humanos que otorgue una respuesta a las legítimas demandas del pueblo Mapuche.
Los acontecimientos de los últimos días son manifestación de años de criminalización y discriminación contra el pueblo Mapuche, mediante graves violaciones a los derechos humanos, una justicia que hace vista gorda de las garantías constitucionales y los tratados internacionales, profundizando la política racista impulsada por el Estado, agravando y obviando el problema de fondo: el reconocimiento político, constitucional y cultural del pueblo Mapuche y la deuda histórica que nuestro país tiene en el reconocimiento de sus derechos.
Esta política ha atentado directamente contra la democracia y el estado de derecho, en tanto olvida que la construcción de una sociedad más democrática implica construir una sociedad más justa con todos y todas, reconociendo la diversidad de las distintas expresiones de la ciudadanía y del pueblo, todas las cuales constituyen y son parte de nuestro país. Ignora además, que un estado de derecho implica que sus instituciones protejan las libertades y derechos de cada uno y una, sin discriminar en cuanto a su origen etnico, género, raza, o clase social.
La visita del Ministro Pérez y la incitación a la violencia por parte de este gobierno han agravado la situación en el Wallmapu de manera deliberada, ya en la cuenta pública del Presidente Sebastián Piñera se habla sobre lo prioritario que es para este Gobierno la persecusión del terrorismo en la Araucanía, en un contexto en que aún no se asumen las responsabilidades políticas por el asesinato de Camilo Catrillanca por parte de la policía militarizada. El Ministro del Interior viajó esta semana a la Araucanía y ha dicho que en la región existirían grupos armados, terroristas que ponen en riesgo a la
ciudadanía, desechando así, una salida pacífica y democrática de parte del Gobierno a las demandas del pueblo Mapuche.
Estos hechos, son expresión de una política racista del Estado, profundizada gravemente por el Ministro del Interior. Asimismo, se demuestra una complicidad institucional con los ataques de grupos organizados al ser tolerados por Carabineros de Chile, en pleno toque de queda, vulnerando toda norma de prevención sanitaria, aquellas contenidas en la Ley de Control de Armas y también resulta gravísimo que se ha obviado de manera interesada la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado a los grupos racistas organizados en la región.
Por otro lado, los comuneros movilizados y en huelga de hambre en Angol, Lebu y Temuco exigen que el Estado cumpla el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales, que obliga a Chile a desarrollar acciones para proteger sus
derechos y respetar sus identidades sociales y culturales, particularmente los capítulos que hacen referencia a los procesos judiciales y penitenciarios. A diferencia de los criminales indultados de Punta Peuco que exigen mayores privilegios, en este caso la demanda es por el respeto a la cosmovisión mapuche, su cultura, costumbres y espiritualidades, acorde con un trato digno cotidiano, como también en recintos penitenciarios y procesos judiciales. Lamentablemente, el Estado ha perseguido
sistemáticamente al pueblo mapuche, negando su cultura e identidad. Como Frente Amplio, denunciamos con fuerza los actos de grupos violentistas y de Carabineros de Chile en contra del pueblo Mapuche y ponemos alerta sobre la política
perpetuada por el Presidente y el recién asumido Ministro del Interior. Es una expresión cruda del racismo institucional, ultraderechista y paramilitar. El gobierno es responsable de lo sucedido con Camilo Catrillanca, con el machi Celestino Córdova y de innumerables episodios de usurpación, enfrentamientos violentos, montajes y asesinatos a personas mapuches. Es el responsable de desechar el camino del diálogo y la democracia y responder con más violencia.
Así mismo, enfatizamos que también es una manifestación de racismo institucional el hecho que solamente personas mapuches hayan sido detenidas en los acontecimientos de ayer, mientras que quienes son responsables de los hechos de
violencia fueron protegidos por agentes del Estado. El Ministro del Interior debe responder por estos procedimientos ilegales y tanto la Fiscalía como el Poder Judicial en su conjunto no pueden ser cómplices y por tanto, el Gobierno debe querellarse en contra de los violentistas que el día de ayer, bajo consignas racistas cometieron delitos.
El pueblo Mapuche es un actor político que el gobierno de Chile debe reconocer y por tanto dialogar con suma urgencia. Organizaciones sociales a lo largo de todo el país exigen el cese inmediato de la violencia estatal y la apertura a un diálogo que implique el reconocimiento a las demandas históricas del pueblo Mapuche y el respeto irrestricto a los tratados internacionales y de derechos humanos ratificados por Chile. Si no se abordan los temas de fondo en el marco de un diálogo político institucional, la violencia y la polarización en los territorios de la Araucanía seguirá creciendo y hechos como los
de ayer se seguirán repitiendo. ¡Wallmapu Libre!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Enviar Comentario

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de sus usuarios.