Diputadas y diputados llamaron al gobierno a “no silenciar la música”, y pidieron protocolo de retorno seguro para el sector de la cultura y las artes

Con molestia reaccionaron diputadas y diputados de oposición por la prohibición del uso de música en vivo o envasada en restaurantes y bares, lo que finalmente quedó como una “recomendación”, debido a la polémica que se levantó frente a esta medida.

“La música quiere ser silenciada”, afirmó la recién elegida presidenta de la Comisión de Cultura, Carolina Marzán, luego de la renuncia del Diputado Florcita Alarcón. “A pesar de que ya no es una obligación, nuevamente es un tremendo golpe para los y las trabajadores de la música, que llevan meses esperando una respuesta por parte del Gobierno para la grave crisis que están viviendo, y ahora que estaban pudiendo volver a trabajar, se les quiere cerrar las puertas”, indicó.
La parlamentaria afirmó que “las y los trabajadores de la cultura, las artes y el patrimonio llevan meses solicitando que se les dé un protocolo de retorno seguro para poder trabajar. Es urgente una reunión con la autoridad sanitaria y los gremios afectados. Siempre las comparaciones son odiosas, pero se ha vuelto una frase reiterativa, que es insólito ver aviones y centro comerciales, repletos y salas de cine, teatro, música y museos cerrados y además silenciados”.

“Como Comisión de Cultura, tenemos un gran desafío este año, la pandemia ha afectado inconmensurablemente a las y los trabajadores de las artes, el patrimonio y la cultura. El gobierno ha sido capaz de entregarles una respuesta que les permita sobrellevar y salir a flote de la gran crisis que están viviendo”, manifestó Marzán.

Por su parte, el diputado Amaro Labra dijo que la medida adoptada por el gobierno le parecía “ridícula”, señalando que “las prohibiciones no se recomiendan y eso hay que dejarlo claro. Con esto se ha tratado de silenciar y de controlar sin pedirle la opinión a los y las afectadas; así como el gobierno hace con los grandes empresarios, hay que reunirse con los territorios, pero antes y no después. Todo esto se podría haber evitado si se hubiera preguntado a quienes están trabajando en torno a la música y a la cultura día a día tratando de subsistir”.

Asimismo, la diputada Maya Fernández comentó que “si el problema es el volumen, bajemos el volumen, pero no terminemos con la música, además debemos entender que quienes tiene restaurant la han pasado muy mal, y estas medidas son más restricciones y no ayudan en nada, esta medida va en el sentido contrario. Este gobierno sigue castigando a la cultura, no hay medidas de apoyo que vayan en beneficio de los artistas, un país sin música es un país triste”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Enviar Comentario