Seremi de Salud visitó a quinterano que hace un año fue el paciente más joven y crítico de la primera ola covid – G5noticias

Valparaíso

15°C
Scattered clouds
  • Homepage
  • >
  • Destacados
  • >
  • Seremi de Salud visitó a quinterano que hace un año fue el paciente más joven y crítico de la primera ola covid

Seremi de Salud visitó a quinterano que hace un año fue el paciente más joven y crítico de la primera ola covid

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Se trata de Francisco Bazán, quien a los 29 años de edad, estuvo 11 días conectado a un ventilador mecánico en la UCI del Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar. Fue el caso Nº 35 de la región de Valparaíso.

“No sabía que tenía tantas ganas de vivir”. Con estas palabras, Francisco Bazán, hoy de 30 años, se dio a conocer a los medios, luego de haber estado un mes internado en el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar por el covid-19.
Francisco en 2020 se transformó en el paciente Nº35 de la región de Valparaíso y el primer joven crítico por el virus: estuvo 11 días conectado a un ventilador mecánico en la Unidad de Pacientes Críticos (UCI) y por esto llegó a perder 15 kilos de masa muscular. Hoy, a un año de haber recibido el alta, el Seremi de Salud, Doctor Georg Hübner, lo visitó en su hogar de Quintero, en donde hace la cuarentena junto a su familia.
Allí, ambos conversaron sobre cómo ha sido su vida después de haber estado en coma, lo difícil que fue haber contraído el virus en un momento donde no había mucha información al respecto y el comportamiento que han tenido los jóvenes en esta segunda ola. Este fue parte del diálogo:
SEREMI: ¿Cómo fue tu llegada al Hospital Fricke, en donde estuviste un tiempo en la UCI? Fuiste una de las primeras personas jóvenes que se enfrentó al covid.
FRANCISCO: Mi llegada fue en la primera ola de la pandemia. Estaba recién partiendo todo y los rumores eran que a la gente adulta, al adulto mayor, se le diagnosticaba covid, no a los jóvenes. Cuando yo empecé a tener los síntomas, tuvimos que llamar a la ambulancia y nos costó mucho ese proceso, porque creían que lo que me pasaba era un resfrío normal (…) Después de divagar por tanta fiebre y consultar con tres médicos particulares, finalmente llegué al hospital. Fue difícil.
SEREMI: ¿Sabes cómo pudiste haberte contagiado? ¿tienes alguna claridad?
FRANCISCO: En mi caso es puro morbo porque yo tuve contacto desde el avión a Viña. Me empecé a sentir mal después de un viaje que hice con mi polola a la Patagonia. Éramos los únicos con mascarillas en ese tiempo, pero no teníamos la información que hay ahora, como por ejemplo, los contactos cercanos.
SEREMI: Desde que iniciaste los síntomas ¿nadie más se vio afectado con el covid? Ya sea tu pareja, la familia…
FRANCISCO: Sí, mi polola y yo estuvimos graves, pero sólo yo caí en coma.

SEREMI: Cuando logras recuperar la conciencia después de haber estado en coma en la UCI, ¿cómo fueron esos momentos? Me imagino que hay un “vacío de tiempo” desde lo que tú recuerdas camino al hospital y cuando vuelves a estar consciente y te ves enfrentado a un sin número de elementos clínicos a los que no estabas acostumbrado.
FRANCISCO: Cuando estaba en la ambulancia sentí el puro lomo de toro de entrar al Hospital Fricke y ya no me acuerdo de nada más. La gente me decía que estuve en coma 11 días y que eso fue un abrir y cerrar de ojos, pero es totalmente lo contrario. Mi mayor trauma es volver a estar en ese estado. Yo siento que viví todo ese tiempo de forma onírica por decirlo así, porque el tiempo se comporta de manera diferente en esa situación. Todo el dolor físico mi subconsciente lo transformó como si fuera una pesadilla con todos mis miedos. Yo viví como si un día en la tierra fueran mil años en el infierno. Cuando recibí el alta clínico me dijeron que mi despertar fue muy agitado y que me tuvieron que sedar de nuevo. De ahí mis primeros días de recuperación consciente fueron atado en la cama de pies y manos.
SEREMI: Oye, Francisco, ya se cumplió un año de esta vivencia tuya. ¿Cuáles son las lecciones que has podido aprender, qué es lo que te ha enseñado esta experiencia? Seguramente has retomado ciertas cosas de tu vida, pero ¿cómo se vive? Es un momento complejo no sólo desde lo personal, sino que también para todo tu ámbito familiar.
FRANCISCO: Vivo con un sentimiento de culpa. Primero pensé en mi familia, en los más cercanos y luego te acuerdas que tuviste contacto con amigos que son padres de familia y que si les hubiera pasado algo, la culpabilidad la vas a llevar siempre. Cuando salí del hospital perdí 15 kilos de masa muscular y dentro del hospital, el equipo médico completo me ayudó a aprender a comer, a tomar agua, a hablar y a caminar. El equipo médico me ayudó a trabajar la mente también, porque una cosa es sobrevivir a la recuperación física que ya de por sí es muy difícil, pero otra cosa es lo psicológico.

SEREMI: ¿Tú sientes que esta es una nueva oportunidad que te da la vida?
FRANCISCO: Sí, por supuesto. Muchos dicen que me quedé por algo y tengo que descubrir ese algo…
SEREMI: Bueno, tú sabes que nuestra región durante la últimas semanas se ha visto afectada con un incremento de casos de manera sumamente importante, donde los grupos que en este momento están con un cuidado de mayor complejidad, que están en la UCI, son personas como tú, de 30, 40 y 50 años. También hemos visto que a lo mejor las personas jóvenes ven o no con cierto grado de displicencia lo que es esta enfermedad. ¿Qué les dirías a ellos, tú que viviste en carne propia la afección del covid?
FRANCISCO: Bueno, en este aniversario que estoy cumpliendo por así decirlo de haber salido del hospital no hay ningún consejo que darles porque cada uno vive su lucha. Pero les puedo contar mi historia y que les sirva de ejemplo para que ellos no pasen esto. Afortunadamente de mis cercanos no hubo ninguna complicación seria ni muertes, porque hay que decirlo así. Este covid es muy ingrato. Cuando yo pude escribir algo, lo primero que escribí fue pedirle perdón a la gente del hospital, porque me sentía culpable de que ellos estaban arriesgando su vida y que ellos no tenían la culpa de nada. Yo no fumo ni tengo vicios, así que esto a cualquiera le puede pasar. Ellos eligen, pero detrás hay una familia y un equipo médico que se ve afectado.
SEREMI: Muchas gracias, Francisco, por compartir tu valioso testimonio con toda nuestra región.

 

señal en vivo

Síguenos

NEWSLETTER

Registrate en nuestro boletin y recibe nuestra ultimas noticias y material exclusivo.

Sitio web propiedad de G5 Comunicaciones

Todos los derechos reservados 2021.

Diseño y Desarrollo: Web Developer

secciones
links