• Homepage
  • >
  • Destacados
  • >
  • Proyecto visibiliza con realidad aumentada recintos donde se cometieron violaciones a los derechos humanos

Proyecto visibiliza con realidad aumentada recintos donde se cometieron violaciones a los derechos humanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Mediante una aplicación móvil, cualquier persona con su teléfono celular podrá posicionarse en tiempo real sobre diferentes espacios y conocer parte de la historia reciente acontecida en estos lugares, que sirvieron como centros de represión política y tortura durante la dictadura cívico militar.

Este jueves 25 de noviembre se dará el inicio oficial al proyecto “Ruta de Sitios de Memoria con Realidad Aumentada”, con el que se busca visibilizar una decena de recintos en los que se cometieron violaciones a los derechos humanos durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet.

El mencionado estudio cuenta con financiamiento del Fondo del Patrimonio Cultural (FPC), convocatoria realizada el año 2020, del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural. La iniciativa pone en relieve lugares donde se cometieron abusos, algunos de ellos ya desaparecidos o con nuevas construcciones, ubicados en las comunas de Viña del Mar, Valparaíso y Limache, en la Región de Valparaíso.

El director del proyecto, Mauricio González Pinto, señala que este “surge como una propuesta de investigación y acción, que vincula el presente con el pasado reciente, mediante la inclusión efectiva de nuevas tecnologías de información y comunicación, ocupando una aplicación móvil de tipo social en base a realidad aumentada, donde cualquier persona con su teléfono móvil se podrá posicionar en tiempo real en estos 10 lugares que fueron centros de represión política y tortura”.

“Las y los transeúntes podrán establecer una comunicación visual con estas edificaciones, que hoy son edificios de altura, socavones, más específicamente edificaciones de condominios, casas, cuarteles militares, industrias, ruinas de industrias o sitios de memoria”.

González añade que “el aporte del proyecto se inspira en la necesidad de confrontar la realidad desde las condiciones actuales que tienen estos lugares, espacios de la ciudad que pasan desapercibidos, inmuebles que una vez concluida la dictadura tuvieron y tienen destinos diversos. El proyecto es una intervención urbana en base a una investigación documental y colaborativa con personas que fueron prisioneras y prisioneros en estos lugares”.

El proyecto también es una posibilidad para generar e implementar una agenda pública en las ciudades, usando la tecnología para posibilitar el acceso a la información y al desarrollo de oportunidades de estimular las memorias colectivas. “En este sentido, creemos que es posible desarrollar proyectos que pongan la ciudad y sus contenidos en un marco de acceso, responsabilidad ética, protección y democratización digital con las audiencias”, sostiene González.

¿Cómo funciona?

Mediante una aplicación móvil, cualquier persona con su teléfono celular podrá posicionarse en tiempo real sobre diferentes espacios y conocer parte de la historia reciente acontecida en estos recintos.

Gracias a la recopilación y trabajo que está haciendo el equipo de investigación del proyecto, se han rescatado imágenes de circuitos donde se ejecutó el secuestro político de personas sometidas a tratos crueles. Luego de una selección de estas, se procede a un tratamiento para mejorar su calidad. Como la mayoría son imágenes de archivos históricos, deben ser tratadas o re-pixeladas para su uso y se las hace calzar con el marco de la aplicación de realidad aumentada.

Por tal motivo, se realizan salidas a terreno con la finalidad de fotografiar los lugares en cuestión y tener un marco referencial para el tratamiento de las fotos antiguas sobrepuestas con las fotos modernas. Dicha labor permite armar el primer prototipo con ruta trazada, encuadres y fotos históricas tratadas digitalmente, para crear las mallas de realidad aumentada y dejar los marcadores de la App definidos.

Una vez terminada la ruta y encuadradas las fotos, se crea un circuito y se hace un grupo de testeo con al menos 10 usuarios que posean distintas marcas de teléfonos celulares para asegurar la compatibilidad de hardware. Cada lugar se alimenta con una dirección web para buscar información del lugar específico que se está visitando.

Testimonios de víctimas

Patricia Mix, quien secuestrada por agentes del Estado, indica que “el proyecto es una necesidad. Está súper bueno que se realice y que se visibilicen los lugares y las historias de quienes fuimos torturados. Es relevante para la memoria de un país, pero sobre todo es relevante para que se aborden transformaciones en ese sentido, para no seguir repitiendo historias, para que no perdamos el asombro ante lo que es capaz de hacer un régimen para sostenerse en el poder”.

Patricia, quien era estudiante de la Universidad Católica de Valparaíso, pertenecía a la Juventud Socialista y fue detenida por la CNI en su casa en el Cerro Alegre en octubre de 1983, añade que “es labor de las sociedades poner este tipo de situaciones en relieve y decir ‘esto nos pasó y no queremos que nos vuelva a pasar’”.

Por su parte, Pedro Arellano, quien fue víctima de la represión y la violencia política en Limache, dice que “es importantísima la búsqueda que ha hecho todo el equipo que está detrás de este proyecto, ya que es una ayuda a la memoria y para dejar puntos claros de lo que muchas veces se ha omitido y no se ha publicado”.

Pedro Arellano, quien es director y dueño de la Radio Latina, agrega que para él es “bastante fuerte tener que recordar aquello, porque casi todas las víctimas hablamos poco de esto. En Chile hubo una época donde no nos creían, pensaban que algo malo habíamos hecho para que nos sucediera lo que nos sucedió”.

Rosa Figueroa, víctima de la dictadura cívico militar en Viña del Mar, señala que “es relevante que se realicen este tipo de proyectos donde se pueda mantener viva la memoria, porque es importante recordar todas las cosas que sucedieron y tenerlas presentes, sobre todo para las nuevas generaciones y evitar que vuelvan a pasar. Uno que vivió la tortura, la prisión política, recordar todo esto es bastante doloroso, pero se entiende que tiene un objetivo principal. Es necesario”.

“Es genial que se ocupe la tecnología para realizar este trabajo, que se pueda acceder de esta manera, mediante un teléfono celular, y de esa forma llegar a la gente más joven, porque ahora los jóvenes hablan más por WhatsApp que en vivo y en directo o por llamadas telefónicas. Me parece excelente que podamos aprender más tecnología, y aunque nos puede resultar un poco más difícil, tenemos que adaptarnos, aprender y conocer”, remarca Rosa Figueroa.

Cabe mencionar que en el marco del proyecto se realizó un taller con integrantes de la Fundación Julio Guerra de Viña del Mar, habilitándose un aula virtual para llevarlo a cabo debido a la pandemia.

Organizaciones participantes

Para el desarrollo de la postulación “recibimos el apoyo de diversas organizaciones de derechos humanos, las que han sido fundamentales en la ejecución del mismo”, precisa González.

Entre ellas se cuentan la Fundación Julio Guerra Olivares por el Arte de Vivir con Dignidad, el Colectivo Social Educativo y Cultural ex Presas y Presos Políticos de Valparaíso, la Brigada de Memoria y Derechos Humanos de Valparaíso, el Embajador de la Memoria del Museo de la memoria y los Derechos Humanos de la ciudad de Limache, el Área de Gestión Patrimonial y Memoria del Parque Cultural de Valparaíso, el Centro Cultural Colectivo 19 de Noviembre de Valparaíso Casa Memoria de Valparaíso, el Centro de Documentación de la Comisión Chilena de Derechos Humanos.

A ellos se han ido sumando el Colectivo Cine Forum Organización de Derechos Humanos de Valparaíso, el Centro de Documentación de la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias, el Centro de Documentación del Museo de la Memoria, la Comisión de Derechos Humanos de Limache y “un número considerable de personas que han prestado testimonio sobre la violencia política que se ejerció contra ellos.

123 lugares de ejecución, torturas, prisión política

Durante la dictadura cívico militar en 31 comunas de la Región del Valparaíso se constata la utilización de 123 lugares destinados y habilitados para la ejecución sistemática de prisión política y tortura, primero de los partidarios del gobierno de la Unidad Popular y luego hacia los opositores a la dictadura cívico militar, entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990. Dichas actividades realizadas por agentes del Estado fueron constatadas en los informes de las Comisiones de Verdad, Rettig y Valech.

“Lo significativo de este proyecto, más allá de la innovación planteada con el uso de un soporte que es una aplicación móvil de tipo social en base a “realidad aumentada”, es que el presente, incluso los acontecimientos relacionados con las sistemáticas violaciones a los derechos humanos provocadas por agentes del estado durante el levantamiento popular de octubre de 2019, son el correlato y nuevamente la inscripción en la trama urbana de la ciudad, que no son posibles de borrar, olvidar, negar, desaparecer, ocultar, silenciar u omitir. No es tan simple dar vuelta la página, porque todo está contenido en las memorias, estamos abriendo un camino que se condice con decisiones, que en este caso actores privados nos hemos dispuesto ejecutar, pero que, se inscriben desde la necesidad de habitar la ciudad con un paradigma de educación en el espacio público”, afirma el director del proyecto.

señal en vivo

Síguenos

NEWSLETTER

Registrate en nuestro boletin y recibe nuestra ultimas noticias y material exclusivo.

Sitio web propiedad de G5 Comunicaciones

Todos los derechos reservados 2021.

Diseño y Desarrollo: Web Developer

secciones
links