Valparaíso

17°C
Clear sky
  • Homepage
  • >
  • Opinión
  • >
  • Que se oiga fuerte y claro. Por Marcela Vaccaro, Vicerrectora de Vinculación con el Medio y Comunicaciones de AIEP

Que se oiga fuerte y claro. Por Marcela Vaccaro, Vicerrectora de Vinculación con el Medio y Comunicaciones de AIEP

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Según datos del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG) al 23 de noviembre de 2021 en Chile se registran 35 femicidios consumados y 144 femicidios frustrados.

Una cifra dolorosa que esconde tres realidades aún más tristes: que la violencia contra la mujer es cometida por hombres. Que desconocemos la verdadera dimensión del problema porque finalmente no sabemos cuántas mujeres han sido víctimas. Y que la violencia deja una procesión que las mujeres llevan por dentro lo que las afecta en sus trabajos, familias e hijos.

Y la responsabilidad no es solamente del sistema judicial o de las policías. Es de todos nosotros quienes no solo debemos apoyar a las víctimas, sino que además permitimos que se normalicen situaciones que sí son violentas.  Las personas que son testigos de la violencia no pueden ser cómplices de ella.

Lamentablemente la justicia seguirá siendo sorda y ciega mientras no vea ni oiga las denuncias. Las instituciones públicas, desde la policía hasta los juzgados, dependen de que la violencia se denuncie para hacer algo al respecto.

Para nadie es un misterio que siempre los recursos van a ser escasos y que es imposible estar en cada casa fiscalizando, pero esto puede combatirse al dejar de ser cómplices pasivos y actuar como denunciantes activos.

Sabemos muchas veces que la respuesta es pobre e insuficiente y en parte lo es por falta de recursos, pero también porque la sociedad sigue disculpando, ocultando y minimizando el problema de la violencia. Entonces somos nosotros los llamados a actuar.

Está instalada en la sociedad la idea de que lo que sucede en la pareja es privado. Que hablar de violencia es incómodo y hasta incorrecto. La pregunta es si quedarse al margen, hacer oídos sordos, no meterse ¿Es correcto? La respuesta es un rotundo NO y la esperanza de evitar la violencia es un contundente SÍ. La violencia en cualquiera de sus expresiones es una vulneración de los derechos humanos de las mujeres y la vulneración de los derechos no pertenece al ámbito privado.

Entonces NO hay que ocultar, SÍ denunciar. NO hay que desconocer, SÍ educar. NO hay que reaccionar tarde, SÍ prevenir temprano. Porque las mujeres víctimas de violencia, en su gran mayoría, no la sufren en manos de un asaltante anónimo o un depravado con quien que se toparon. Son víctimas de hombres que han formado parte de sus vidas, de instituciones que no han hecho suficiente para prevenirlo y de una sociedad que le cuesta, aún, valorar la vida de las mujeres por encima de cualquier circunstancia.

En AIEP somos conscientes de ello y llevamos a cabo iniciativas con el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género educando a todos la comunidad interna y externa en estas temáticas, con el Ministerio del Trabajo y Previsión Social para reactivar el empleo femenino, como, asimismo, proyectos en Innovación de Desafíos con Equidad de Género con Banco Santander, entre otras.

Este 25 de noviembre conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es responsabilidad de todos que se oiga fuerte y claro ese NO a la violencia contra la mujer.

señal en vivo

Síguenos

NEWSLETTER

Registrate en nuestro boletin y recibe nuestra ultimas noticias y material exclusivo.

Sitio web propiedad de G5 Comunicaciones

Todos los derechos reservados 2021.

Diseño y Desarrollo: Web Developer

secciones
links