Valparaíso

8°C
Clear sky
  • Homepage
  • >
  • Opinión
  • >
  • Una propuesta. Una idea. Por Raúl Caamaño Matamala, profesor Universidad Católica de Temuco

Una propuesta. Una idea. Por Raúl Caamaño Matamala, profesor Universidad Católica de Temuco

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

A propósito de circunstancias que muchas veces derivan en hechos heroicos o críticos, no son pocas las agrupaciones ciudadanas que han coincidido en relevar dichos episodios de la vida marcándolos no solo en su memoria personal y colectiva sino erigiéndolos de manera robusta y perpetua con expresiones de arte que permitan a generaciones y generaciones la remembranza.
Así, como comunidad, ya hace casi quince años, fuimos sacudidos por la impactante tragedia de Antuco, donde 45 integrantes del ejército perdieron la vida. En esa ocasión escribí una propuesta para homenajear a las víctimas con un proyecto de recolección de llaves en desuso para la construcción de un monumento en recuerdo a los HÉROES DE ANTUCO. Lo envié a las autoridades de la época y no me pescaron.
¿Cuál era la idea? Se trataba de convocar a toda la ciudadanía, a todos quienes habitamos Chile, de buen corazón, que así sientan y quieran y aporten con LLAVES EN DESUSO. Sí, aquellas que están cerca nuestro, en nuestras casas, en algún rincón, en algún cajón o caja y que ya no sabemos a qué puerta, candado, cajón o baúl pertenece. La meta era reunir la mayor cantidad de llaves posible, para fundirlas y de ese modo aportarlas y contribuir a la elaboración de un monumento que recordara materialmente y a perpetuidad este hecho heroico.
Para ello era vital promover la idea a través de los medios de comunicación escritos, radiales y televisivos, que se comprometan a través de la información y de la promoción de la idea.
También proponía informar, promover y recolectar las llaves en desuso a través del sistema educacional preescolar, básico, medio y superior.
Se trataba de instar la participación de toda comunidad. No había que aportar ¡ni un peso! Solo aportar llaves en desuso, una, dos, la cantidad que sea, la que cualquier hombre, mujer quiera o tenga disponible. Todos podrían aportar desde el lugar más apartado de Chile. Puede hacerlo Doll, Neculpan, Pérez, Campos, Mamani, Neumann, Herrera, Fernández, Toneatti, Momberg, Pasalacqua, Narváez, Salas, Gutiérrez, Cayuqueo, Rodríguez, Fingerhut, Goic, Bello, Huilipan, Silva, Vergara, Villarroel, Zegpi, en fin, cualquier persona.
¿Cómo reunirlas? Llevarlas a la escuela, a los liceos, a las universidades, al trabajo, a las iglesias, a los cuarteles de policía uniformada o civil, a cuarteles de bomberos, en los servicios públicos, en las municipalidades, y desde allí, por ejemplo, enviarlas a centros de recolección públicos que se señalen en cada pueblo, en cada ciudad. Estos serían los últimos puntos de recolección. Luego, juntarlas todas en el lugar donde se efectuará la fundición de las llaves en desuso recolectadas, con el fin de concretar al proyecto de construcción del monumento propiamente tal.
El proyecto de la obra-monumento podría o debería concursarse públicamente, podríamos participar todos en la elección del proyecto.
A quienes he participado la idea en el pasado, les ha simpatizado y desean aportar. Lo ven factible, es fácil, no supone gastos públicos onerosos. Todos se sentirían/todos nos sentiríamos gratos de participar, de contribuir a la concreción de la idea o proyecto. Todos podríamos decir, ¡yo aporté!
Hoy, con la recolección de las llaves en desuso que menciono, propongo la construcción de un memorial en algún punto cívico de la metrópoli que represente la voluntad de todo buen chileno y chilena que apoye la idea de tender puentes de encuentro, de unión, tan necesarios ayer, hoy y para un mejor mañana.
¿Qué opinan?

Síguenos

NEWSLETTER

Registrate en nuestro boletin y recibe nuestra ultimas noticias y material exclusivo.

Sitio web propiedad de G5 Comunicaciones

Todos los derechos reservados 2021.

Diseño y Desarrollo: Web Developer

secciones
links