Uso de tecnologías en personas mayores aumentó de 47% a 58% durante la pandemia

Uso de tecnologías en personas mayores aumentó de 47% a 58% durante la pandemia

A pesar de que las personas de mayor edad aún se mantienen atrás respecto de sus habilidades digitales frente a otros grupos etarios, el uso de smartphones en el segmento 60+ subió 11 puntos entre 2019 y 2021.

Dentro del segmento senior, aquellos con mayor nivel educacional suelen ser más usuarios de smartphones (75%), y no hubo un cambio significativo en su uso en pandemia. Sin embargo, en el caso de las personas 60+ con educación básica y media, se vio un aumento de 14 y 15 puntos porcentuales entre 2019 y 2021.

Un nuevo reporte del Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro, proyecto que surge de la alianza entre la Universidad Católica y Compañía de Seguros Confuturo, destacó cómo la pandemia afectó el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TICs), aumentando su uso entre las personas mayores, aun cuando éstas se mantienen atrás respecto de sus habilidades digitales en comparación con grupos de menor edad.

El estudio llamado “Uso de Internet y TICs en las personas mayores”, muestra que, con la llegada de la pandemia, el uso de smartphones presentó un alza significativa en el grupo de personas sobre 60 años. A finales del 2019, 47% de este segmento era usuaria de smartphones, mientras que, al otoño de 2021, los usuarios 60+ alcanzaron un 58%, y son estos dispositivos los que más poseen las personas mayores para conectarse a Internet (42,5%), seguido de computadores o tablets (38,8%).

Aunque esto refleja un avance relevante, el análisis detalla que de acuerdo a la última Encuesta CASEN, el segmento bajo los 59 años es el que más usa Internet (83,4%), existiendo una brecha de 39 puntos porcentuales durante 2017 con los mayores de 60 años (44,0%), de 61 puntos porcentuales con las personas entre 70 y 79 años (22,8%), y de 74 puntos porcentuales con el grupo 80+ (9,8%). Esto implicaría que existe aún un grupo de personas mayores que continúa aislado digitalmente.

Al comparar el uso de Internet con otros países OCDE, en un grupo de personas entre 55 y 74 años, se observa que los países europeos tienen un mayor uso respecto de los latinoamericanos, con una diferencia promedio de 42 puntos porcentuales. Chile se ubica en el segundo lugar con mayor uso en Latinoamérica (52%), siendo superado solo por Brasil (57%), pero aun así se mantiene muy por debajo de lo visto en Islandia (99%), Reino Unido (88%) y España (76%).

Asimismo, el informe muestra que uno de los factores que impacta en la adopción de TICS es el nivel educacional. Las personas 60+ con niveles educacionales más altos suelen ser en su mayoría usuarias de smartphones (75%), y no hubo un cambio significativo en su uso posterior a la pandemia. Sin embargo, en el caso de las personas mayores con educación básica y media, se vio un aumento de 14 y 15 puntos porcentuales entre 2019 y 2021.

“Generalmente, las personas 60+ con mayor nivel educativo tienen altos sentimientos de autoeficacia, sentirse capaces de aprender algo nuevo, de no tener tantos prejuicios relacionados al envejecimiento. Por otro lado, han estado más próximas a las tecnologías por sus empleos, y han tenido mayor acceso a información, así como también a servicios y dispositivos, lo que no se puede descuidar. El tener un dispositivo tecnológico tiene un costo y éste en general lo pueden cubrir más las personas con mayor nivel educativo” sostiene Javiera Rosell, psicogerontóloga UC e impulsora del Programa 60+Digital.

En cuanto al tipo de uso, previo a la pandemia las actividades que más realizaban las personas mayores con sus celulares inteligentes eran las de comunicación, situando en primer lugar el chat (45%), seguido por el uso de redes sociales (31%), la búsqueda de información (26%) y, por último, los trámites en línea (12%).

Durante la emergencia sanitaria estas tendencias se mantuvieron. El uso de chat sigue primando, con un aumento de 9 puntos porcentuales, y las videollamadas se popularizaron, con 42% durante el primer año de pandemia, y 46% en 2021, marcando diferencias entre género y zona de residencia. Mientras que 68% de mujeres 60+ realizan videollamada varias veces a la semana, un 52% de los hombres 60+ lo hace, y 49% de las personas mayores que viven en zonas rurales llaman frecuentemente durante la semana, versus 63% de quienes viven en zonas urbanas.

Sobre este punto, Alexis Tapia, encargado de la Unidad de Fomento de Participación del Servicio Nacional del Adulto Mayores (SENAMA), señala que la diferencia en zonas rurales se puede deber a “las dificultades de acceso, ya sea por alto costo, porque no llega señal o porque la señal que llega es de muy mala calidad, muy por el contrario de lo que se puede observar en centros urbanos”.

Por otro lado, la búsqueda de información es la actividad que experimenta mayor incremento en pandemia. Si a finales del 2019 el 26% de personas 60+ utilizaba sus smartphones para buscar información, al otoño de 2021 esta cifra incrementa a 42%. Los trámites no experimentaron cambios significativos durante los últimos años, manteniendo un porcentaje bastante bajo (14%) en comparación a sus otros usos, punto que adquiere relevancia si se considera que de manera progresiva muchos trámites presenciales han migrado al formato online (86% de los trámites estatales hoy tienen acceso digital a través de Clave Única).

En ese sentido, frente al escenario de rápida digitalización, que a su vez se da en un contexto de acelerado envejecimiento poblacional, el reporte destaca la importancia de brindar acceso y entregar a las personas mayores más herramientas y habilidades para desenvolverse en el mundo digital.

Junto con ello, el análisis recoge que el uso de TICs incide en una mejor salud mental, calidad de vida y bienestar general en este grupo etario, contribuyendo también a disminuir el aislamiento. Según la Encuesta de Calidad de Vida de la Vejez durante la Pandemia (2021), el 51% de quienes no poseen un smartphone enfrentan un mayor contexto de aislamiento, mientras que en aquellas personas mayores que sí lo utilizan esta situación es del 33%.

A partir de estos antecedentes, se pone en relieve la necesidad mejorar el acceso y conectividad, así como también capacitar y erradicar concepciones edadistas que pueden afectar la disposición de la población mayor a usar e involucrarse con las tecnologías digitales.

Alfonso Otaegui, antropólogo, académico UC e impulsor del Programa 60+ Digital, señala que “es importante reconstruir primero las relaciones con la tecnología como algo no intuitivo, y desde ahí reconstruir también las relaciones intergeneracionales, ya que he visto mucho maltrato hacia las personas mayores por personas más jóvenes que piensan que porque para ellos es fácil de usar, para todo el mundo lo es”.

Christian Abello, gerente general de Compañía de Seguros Confuturo, destaca que “la digitalización ha experimentado un rápido avance, lo que sumado al importante cambio demográfico que está experimentando el país, donde para el 2070 se proyecta que el 31% de la población será 60+, hace necesario el trabajo como sociedad para derribar barreras de acceso y participación de las personas mayores, lo que por cierto tendrá un impacto en su calidad de vida y en la inclusión en espacios que hoy les son más esquivos”.

Sobre el Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro

El Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro nace de la alianza entre Compañía de Seguros Confuturo y la Universidad Católica de Chile. Se estableció con el objetivo de visibilizar información relevante sobre los adultos mayores en el país, a través del desarrollo de estudios que permitan sensibilizar a la opinión pública y revelar tópicos de impacto social relacionados a la vejez y el envejecimiento de los chilenos.