Valparaíso

11°C
Clear sky
Investigadores de USM trabajan en proyecto para predecir calidad química del agua de la cordillera

Investigadores de USM trabajan en proyecto para predecir calidad química del agua de la cordillera

Iniciativa avanza en innovador modelo predictivo de la capacidad hídrica de la Cordillera de los Andes producto de datos aportados por dos laboratorios del Centro de Tecnologías Ambientales de la casa de estudios, ubicados en la alta montaña donde se miden variables que en la actualidad no se consideran como las ligadas al cambio climático.

En octubre de este año se espera que culmine el proyecto de desarrollo de un Modelo Hidrológico-Químico (MoHiQui) que predecirá de manera más confiable y segura el potencial y capacidad hídrica de la Cordillera de los Andes, así como la calidad química del agua de deshielo que baja a los ríos, por lo que en la actualidad el equipo del Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM) de la Universidad Santa María (USM), que lleva adelante la iniciativa, se encuentra en pleno trabajo para avanzar en la recopilación de datos que se necesitan para alimentar esta innovación.

Al respecto, el director del CETAM y profesor del departamento de Química de la USM, Dr. Francisco Cereceda, comentó que esta semana gracias al apoyo de personal del Ejército pudieron acceder hasta uno de los dos laboratorios de refugio que cuenta el Centro en la Cordillera de Los Andes denominados Nunatak 1 y 2, con el fin de obtener muestras e información in situ que luego se procesa en los laboratorios del plantel ubicados en Valparaíso.

Pese a que el sector cordillerano se encontraba en plena emergencia debido a que más de 200 vehículos quedaron atrapados en el Paso Los Libertadores, el académico precisó que “tuvimos una ventana y debimos aprovechar el momento, ya que se aproxima un nuevo frente de mal tiempo y era necesario acudir al Nunatak 1 puesto que la capacidad de almacenamiento es limitada en el laboratorio – refugio y debíamos obtener los datos ahora”.

Agregó que “con este material vamos desarrollando el modelo que busca predecir el potencial y la capacidad hídrica de la cordillera que se encuentra en el foco de la contingencia porque la idea es desarrollar un nuevo modelo que considere condiciones y características en el marco de lo que ocurre con el cambio climático”.

En este sentido, el Dr. Francisco Cereceda añadió que “los modelos actuales no son muy confiables y no predicen bien la cantidad de agua ni de nieve que se está acumulando en la cordillera, y esto no se hace porque no tienen todas las variables que deben tener, y si las tienen éstas son fijas porque no se han adaptado a las nuevas condiciones de estrés que existen hoy día con el cambio climático”.

NUNATAK

El Nunatak 1 se instaló en el 2015 en la zona de Portillo, en la cuenca del Aconcagua, a 3.000 msnm, gracias a un proyecto del Ministerio del Medio Ambiente asociado al Fondo de Protección del Medio Ambiente. En tanto, el Nunatak 2, está situado a 2.500 msnm, en El Yeso, cuenca del Maipo. Ambos son de tecnología propia de la USM y poseen la capacidad de estudiar el impacto de la contaminación ambiental por medio de la interacción atmósfera-criósfera en la Cordillera de Los Andes

En la actualidad, en el marco de dos proyectos – Fondef y Anillo Aconcagua – se está desarrollando el MoHiQui que suma las variables de BC (black carbon) y albedo (porcentaje de radiación que una superficie refleja con relación a la radiación que incide sobre ella), que en modelos actuales no se utilizan, además de la calidad química del agua de deshielo.

“Como químicos velamos tanto por la cantidad de agua como por la calidad química de ésta”, dijo Cereceda, detallando que “los glaciares han actuado por siglos como acumuladores de contaminantes sobre todo los gaseosos y partículas en la zonas frías y altas de la criósfera como la Cordillera de Los Andes. Así, al final los contaminantes se destilan y condensan en la nieve. Durante años han estado acumulándose, incluso cuando eran peores las condiciones de crisis climáticas y casi nulas las mitigaciones, pero ahora que estos glaciares se están derritiendo están soltando esa carga acumulada y la están traspasando al medio hídrico por lo que los reservorios de agua, que son los que se usan para potabilizar se ven afectados y pueden tener mayor cantidad de elementos peligrosos para la salud”.
Por lo anterior, el Modelo Hidrológico-Químico será de relevancia tanto para el mundo de la academia por su innovación en tecnología como para las empresas ligadas al rubro del agua, la agricultura y las hidroeléctricas.

MÁS PROYECTOS

Al consultarle al director del CETAM si en octubre se cerraban las investigaciones ligadas al MoHiQui sostuvo que “los proyectos continúan”, ya que se han adjudicado varias iniciativas que les permitirán continuar por al menos 3 años más con los estudios en esta materia.

Asimismo, manifestó que existe interés de la Gobernación de la Araucanía de instalar un Nunatak 3 en el Pichillancahue que es uno de los tres glaciares que tiene el volcán Villarrica, mientras que “recientemente nos aprobaron un nuevo proyecto del INACH (Instituto Antártico Chileno) donde se hará lo mismo que se está haciendo acá, pero en la Antártica, por lo que idealmente tendríamos en la Base O’Higgins otro Nunatak”.