¿Has sufrido depresión estacional? Estas son sus señales y tratamiento

¿Has sufrido depresión estacional? Estas son sus señales y tratamiento

El trastorno afectivo estacional lo experimentan algunas personas debido al cambio de estación. Y es que se le asocia, principalmente, el cambio de horario y clima, que afecta directamente al cerebro humano y puede causar cuadros de depresión, explica la psicóloga de la Clínica Los Carrera, Constanza Uribe.

En las épocas de invierno, el frio, el tiempo nublado y la menor cantidad de luz que existe producto del cambio horario puede ocasionar problemas emocionales para algunas personas. Estas complicaciones son conocidas como un trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión que se puede observar con mayor intensidad a finales de otoño y principios del invierno.

 

La psicóloga de la Clínica Los Carrera, Constanza Uribe, explica que “el funcionamiento de los neurotransmisores asociados a la depresión se altera en personas con mayor sensibilidad, también de la melatonina. Esto es captado por fotoreceptores en nuestros ojos, que perciben menos luz en el invierno principalmente, y más en primavera y verano”.

 

La especialista agrega que esto no solo puede ocurrir en invierno, también se da en otras estaciones del año y que hay que saber diferenciar una depresión estacional, de otros tipos de depresión.

 

“La depresión afecta la forma en que funciona nuestra mente, pero también afecta a todo el resto del cuerpo. Los cambios naturales en las estaciones nos afectan a todos, pero cuando se presentan en personas que son más sensibles, tienen antecedentes de problemas afectivos, pueden estar pasando por un periodo de mayor estrés, tienen antecedentes genéticos/familiares, y/o es además algo que tiende a darse más en mujeres que hombres así como en zonas extremas (cerca de los polos norte y sur), puede presentarse un episodio depresivo de este tipo”, asegura.

 

Pero, ¿cómo se debe diferenciar un trastorno afectivo estacional con otros tipos? Los síntomas se presentan de forma un poco distinta, pero se diagnostica como un descarte otros tipos de depresión. En la depresión estacional, se requiere que al menos el episodio depresivo se haya repetido 2 años, los síntomas desaparecen con la llega de la primavera, y el orden de los síntomas es distinto de otras depresiones; la mayoría de los casos inicia con un marcado aumento del sueño y baja energía, apareciendo después los síntomas más típicamente depresivos.

 

“Si la persona no está actuando de la misma manera, por ejemplo, si está más irritable, propensa al llanto, si uno nota que no está tan comunicativa o si hay muchas apreciaciones negativas con respecto a situaciones de la vida, puede que la persona esté pasando por un cuadro depresivo y es importante evaluar”, explica Constanza Uribe.

 

¿Cuándo conseguir ayuda?

 

Un círculo de apoyo y contención en estos casos puede marcar una diferencia. Si una persona sufre de estos síntomas, es importante que contacte con un profesional de la salud mental, ya que la falta de tratamiento podría hacer que el cuadro depresivo empeore y deje de ser estacional. Esto es particularmente importante para las personas que han tenido problemas afectivos en el pasado, o están pasando por una situación de mucho estrés o carga de la que no pareciera saldrán pronto.

 

“El tratamiento para una depresión es la terapia. No necesariamente con un psicólogo, pero si se requiere de un periodo de acompañamiento terapéutico, donde los más importante es que la persona se sienta cómoda, contenida, y desarrolle una relación de confianza con su terapeuta. Muchas veces es necesario además combinar esto con tratamiento farmacológica, sobre todo si los síntomas son moderados-severos o bien invalidan de alguna forma a la persona. Sabemos que como esto afecta a toda la vida de las personas, la intervención es multidisciplinaria y la triada más comúnmente exitosa es psicoterapia-atención medica- deporte”, explica la psicóloga de Clínica Los Carrera.

 

La especialista concluye señalando que hay que hacer énfasis en que cada una de las personas son distintas, por lo que el tratamiento dependerá del caso a caso. “Cada uno de los cuadros son diferentes y los tratamientos, por ende, también son muy diferentes los tipos de cuadro que existen, pero sobre todo, los problemas y síntomas nos afectan a todos de forma distinta, por lo que el cuidar mi salud siempre es un tema extremadamente personalizado. El primer paso siempre es ser autocompasivo con uno mismo y entender cada persona puede necesitar cosas distintas”.

Síguenos

NEWSLETTER

Registrate en nuestro boletin y recibe nuestra ultimas noticias y material exclusivo.