Valparaíso

16°C
Clear sky
Educación Técnico-Profesional en Chile avanza hacia la electromovilidad

Educación Técnico-Profesional en Chile avanza hacia la electromovilidad

Luego del gran aumento en las ventas de vehículos eléctricos en nuestro país, se ha vuelto relevante dar un giro a la enseñanza técnico-profesional en esta materia.

Los vehículos electrificados tuvieron un importante aumento de ventas durante el primer semestre de este año, comercializándose 553 vehículos de este tipo, un 180,7% más que el mismo periodo del año pasado, según la Asociación Nacional Automotriz de Chile. Sin embargo, este crecimiento no ha ido acompañado de una educación pertinente y dirigida a abordar los principales desafíos en esta materia.

Así, los principales desafíos de la industria actualmente tienen que ver con la formación que se les da a los profesionales y también con la infraestructura. Lo primero, tiene que ver con lograr dar herramientas a los estudiantes para que atiendan las necesidades de la industria eléctrica en un futuro, mientras que lo segundo tiene que ver con el despliegue de estaciones de servicio para este parque automotriz eléctrico que ha ido en crecimiento en Chile.

Desde Fundación Chile Dual, se han estado desarrollando ciertos acuerdos en torno a esta industria, además de incentivar la formación de jóvenes en esta especialidad. “Creemos que la electromovilidad es una especialidad que debe ser potenciada, y desde nuestro rol estamos haciendo los esfuerzos para promover estos contenidos en el aprendizaje vinculado al trabajo, puesto que el país necesita potenciar sus técnicos para un mejor futuro y el de miles de jóvenes también”, señala Andrea Garrido, directora ejecutiva de la Fundación Chile Dual.

Sobre estos desafíos de infraestructura, Jean Paul Zalaquett, gerente general de Enel X Way Chile comentó sobre cómo se ha estado abriendo espacio de manera acelerada a este tipo de movilidad: “Hoy vemos que el sector automotriz está cambiando, siendo cada vez más moderno, innovador y eficiente. Sin embargo, todavía está el desafío de aclarar ciertas dudas y mitos sobre estas nuevas tecnologías”, aseguró. Por otro lado, agregó que “el foco de acción para nosotros está en acelerar la transición a una movilidad más sostenible, porque estamos convencidos de que el vehículo eléctrico es el futuro y contribuye a llegar a la meta de cero emisiones”.

Así, actualmente existen proyectos como ElectroRuta de Enel X, que contempla la instalación de 1.200 puntos de carga de Arica a Punta Arenas para el 2025, iniciativa que ya ha instalado más de 450 puntos de carga en distintas regiones del país.

En Chile, Astara representa algunas de las grandes marcas automotrices, destacando Mitsubishi Motors y Ferrari, entre otras. Hace más de una década, la representante automotriz ha impulsado apoyos a la educación Técnico-Profesional mediante la implementación de programas duales, pasantías y prácticas profesionales con el fin de promover un ecosistema educativo en el que el aprendizaje de los estudiantes se complemente con el trabajo en terreno.

Así, por ejemplo, en 2018 la empresa promovió una estrategia pionera brindando un taller de Electromovilidad para estudiantes de enseñanza media, patrocinada por Mitsubishi, y que incluyó distintas herramientas para los estudiantes, de manera que pudieran capacitarse en esta materia.

Sobre este punto, Tomás Greene, gerente de Transformación Digital y Operaciones de Astara, señaló la importancia de apoyar la electromovilidad desde la educación. “Si no contamos con personal técnico capacitado y profesionales capaces de acompañar el desarrollo de los vehículos eléctricos, no lograremos nuestro objetivos país al 2035. Es de suma importancia que podamos acompañar desde la educación todo lo que ha crecido la electromovilidad”, señaló Greene.

Además de esto, es enfático en que para lograr los cambios necesarios en Chile, hace falta poder generar ciertos incentivos en infraestructura: “En la medida en que aumenta la venta de vehículos eléctricos en Chile, hará falta también generar cambios en la infraestructura eléctrica, de manera que exista una red de carga para que no se genere un desincentivo en la compra de estos”.