Valparaíso ya tiene su Casa Ciudadana por el Rechazo

Valparaíso ya tiene su Casa Ciudadana por el Rechazo

Las organizaciones de la sociedad civil que confluyen en este espacio esperan que, de aquí al plebiscito, nuevas entidades y personas “que comparten que esta Constitución fue hecha con rabia, se unan en el rechazo para construir un nuevo texto, esta vez con amor”.

 

Diversas organizaciones sociales de Valparaíso anunciaron hoy la instalación de la Casa Ciudadana del Rechazo en la región. Se trata de la segunda sede a nivel nacional que se abre, atendiendo así a la importancia de las organizaciones de la sociedad civil en esa región. La casa busca ser el lugar donde movimientos y personas que están por el Rechazo se reúnan, organicen actividades conjuntas y pueda generarse sinergia entre ellas, de cara al plebiscito del 4 de septiembre.

 

En la Casa Ciudadana del Rechazo confluirán Colectivo Ciudadano, Unión Fuerza Ciudadana (UFUSI), UNAPECH, Quinta Esperanza, Evangélicos por Chile, Ya No Apruebo, Con Mi Familia, Cosmovisión, Por Concón Yo Rechazo, Víctimas Primero, Con Mi Plata No, Quillota-Petorca Rechaza, Apyme y representantes de juntas de vecinos.

En el lanzamiento, realizado en la azotea de un edificio con vistas a la bahía, la dirigenta de Colectivo Ciudadano, Tiare Cáceres, dio la bienvenida a las organizaciones de la sociedad civil y explicó que la Casa Ciudadana será el lugar donde las distintas organizaciones se coordinarán para hacer trabajo en terreno y que será un espacio abierto a todos los vecinos y organizaciones que estén por el Rechazo, de toda la región de Valparaíso.

 

En la presentación, el dirigente de Colectivo Ciudadano, Hans Gunther, un joven estudiante de medicina, relató que aunque él es un producto de la educación pública, no puede entender que en la nueva Constitución intente limitar las oportunidades de educación. “Yo conozco desde adentro la desigualdad y no puedo creer que esta Constitución va a eliminar las pocas oportunidades que tenemos”.

 

Desde Frente por la Vida, Miriam Payá dijo rechazar por la forma en que el aborto fue abordado en la Convención. “El aborto libre está validado explícitamente en la propuesta de nueva Constitución y yo no voy a validar una Constitución que permita un genocidio de inocentes”, dijo.

 

Jovita Vega, dirigente de una junta de vecinos, dijo que no cree que la Constitución vaya a resolver el grave problema de delincuencia que se vive en su barrio, donde “tenemos que acostarnos a las 7 de la tarde porque luego los balazos, los fuegos artificiales no nos dejan vivir en paz”.

 

Desde Apyme, entidad que representa a las pequeñas y medianas empresas, Cristián Ibáñez hizo una advertencia al ministro de Economía, Nicolás Grau: “La inflación no sólo afecta a la microempresa, sino también el artículo 46 de la propuesta constitucional, que quiere amarrar las manos y tapar la boca a los microempresarios frente a las negociaciones colectivas”.

 

Constanza Melo, de Ya No Apruebo, recordó que en su agrupación hay incluso personas que votaron apruebo en el plebiscito de entrada, pero que luego de analizar cuidadosamente la propuesta de la Convención, se decidieron por el rechazo. “Votar rechazo es una opción legítima y es lo mejor para nuestro país en este momento. Durante nuestro despliegue, hemos evidenciado que son muchas las personas que han cambiado de opinión y ahora votarán rechazo”.

 

Nicolás Simpson, de Con Mi Plata No, recordó las más de 60 mil firmas que no fueron consideradas por la Convención, pese a que esas miles de personas solo buscaban que sus ahorros previsionales no fueran expropiables y que pudieran ser heredados.

Las organizaciones esperan que de aquí al plebiscito, nuevas entidades y personas “que comparten que esta Constitución fue hecha con rabia, se unan en el rechazo para construir un nuevo texto, esta vez con amor”, concluyó Tiare Cáceres.