Valparaíso

11°C
Overcast clouds
Cerca del 70% de las personas encuestadas supera los límites de velocidad mientras maneja

Cerca del 70% de las personas encuestadas supera los límites de velocidad mientras maneja

El sondeo mostró una baja percepción de riesgo al conducir a altas velocidades, lo que contrasta con la realidad: en Chile, cerca del 30% de las víctimas fatales se debe a velocidad imprudente o la pérdida de control del vehículo, según datos de la CONASET.

La principal razón mencionada para manejar más rápido fue llegar en menos tiempo a su destino, mientras que un cerca de un 47% señaló superar los límites de velocidad por no ser fiscalizado

El conductor en Chile no asocia peligro a la velocidad con que maneja. Así lo demostró el estudio “Percepción de seguridad vial y velocidad” realizado por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET) y Datavoz, donde 69,4% de los encuestados admitió haber superado alguna vez el límite de velocidad.

La encuesta, que fue realizada a más de mil personas a través de entrevistas telefónicas, se presentó en el marco del Pacto Nacional de Seguridad Vial de Chile, hito convocado por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, en conjunto con la CONASET para avanzar de manera conjunto en torno a la medida.

La gerente de Asuntos Corporativos de la ACHS, Paulina Calfucoy, declara que “los diferentes actores que componemos el ecosistema vial hemos llevado a cabo diferentes iniciativas para atacar este problema. Desafortunadamente, esto no parece reflejarse en las tasas de accidentabilidad asociadas, por lo que se necesitan políticas públicas que se trabajen en conjunto entre sector público y privado”. En ese sentido, Calfucoy explicó que el estudio busca retratar la situación país en la materia y, a partir de ello, reforzar el llamado preventivo frente a la comunidad.

Dentro de los resultados más relevantes del sondeo destaca la baja percepción de riesgo frente al exceso de velocidad. De acuerdo con la encuesta, si bien sólo un 25% de quienes se mueven en vehículos motorizados han sido multados, un 69% cree haber superado el límite de velocidad. A esto se le suma la poca relevancia que se le da como factor de inseguridad: solo el 27% cree que el desconocimiento de los límites de velocidad es peligroso. En cambio, los factores declarados como más influyentes fueron el uso de celular (72,7%) y el consumo de alcohol (52,9%).

“Desafortunadamente el exceso de velocidad es un factor que no es visto masivamente como un riesgo en términos de conducción. Esta percepción es peligrosa, ya que la velocidad actúa como un factor que aumenta las consecuencias en caso de un accidente, llegando a ser incluso fatales”, aclara Calfucoy. De acuerdo con cifras de Conaset, en la última década hubo más de 4.600 fallecidos relacionados al exceso de velocidad.

Las cuatro causas más mencionadas por los encuestados para explicar por qué alguien podría superar el límite de velocidad fueron: querer llegar más rápido a su destino (59,4%), no ser fiscalizado (46,7%), la emoción de alcanzar velocidades altas (35,4%) y competir con conductores cercanos (31,9%).

 

¿Cuál es la efectividad de las medidas relativas a fiscalización?

La opinión frente a las medidas de fiscalización es concluyente. El 74,2% dijo estar de acuerdo con que aumentar el uso de cámaras ayudaría a este problema; a ello se suma que el 70% sostuvo que endurecer sanciones a infractores sería efectivo. Además, la mitad de los consultados (50,1%) cree que la vigilancia de Carabineros desincentiva mucho el exceso de velocidad y un 30,9% que lo hace “un poco”. El 76,7% afirmó que una medida física como el lomo de toro era una herramienta que funcionaba para evitar altas velocidades.

Por el contrario, se vio una baja percepción de efectividad de medidas relativas a información, como carteles de velocidad en carreteras (58,2% lo percibe como efectivo), y campañas de educación vial (51,4%).

Finalmente, se reportó una mayor percepción de seguridad al conducir que al ser pasajero (66,6% vs 57,4%), y al ser pasajero que ser peatón (57,4% vs 52,1%). Sin embargo, se reporta mayor tasa de accidentes entre conductores (35,3%) que pasajeros (23%), y entre pasajeros que peatones (10%). En resumen, las personas creen que los accidentes pueden ser más graves desde la posición del peatón y nuevamente se evidencia la falta de percepción del riesgo real que significa conducir un automóvil de manera imprudente o a exceso de velocidad.