Valparaíso

20°C
Clear sky
Docente del CFT PUCV hace llamado al autocuidado y la prevención en el Cáncer de Mamas

Docente del CFT PUCV hace llamado al autocuidado y la prevención en el Cáncer de Mamas

Durante el mes de octubre se realizan diferentes actividades relacionadas con la prevención y educación por el Cáncer de Mama, una terrible enfermedad que es la primera causa de muerte para las mujeres en el país.
Es por ello que Natalia Villarroel, docente del CFT PUCV de la carrera TNS en Enfermería, entregó diferentes recomendaciones y una pequeña guía de cómo hacer un autoexamen para identificar esta patología.

Una de las primeras recomendaciones es realizarse un examen formal todos los años, ya que el Cáncer de Mamas no solamente está afectando a mujeres mayores de 50 años, sino también a personas más jóvenes y también a hombres.
Por lo anterior, la enfermera señaló que «las mujeres mayores de 55 años tienen la posibilidad de hacerse anualmente una mamografía, pero si es una persona más joven que no está cubierta, se recomienda ir a un ginecólogo para que le dé una orden para que se realice este examen, que en realidad es la ecomamaria para mujeres menores de 50 años… eso es más recomendable que una mamografía”.

Un examen que para algunas personas es molesto y en donde Natalia aclaró que “no es tan doloroso, ¿Cuándo lo es? Cuando tenemos una masa o algún cuerpo extraño en la mama y tiende a ser más sensible para la persona, pero si no hay indicios de un posible cáncer, no debería ser doloroso, sólo sentir molestia”.

Consultada por los factores de riesgo, sostuvo que uno de los más llamativos es el factor hereditario, “esto siempre va a afectar desde la parte materna, así que en este caso sería una mamá, una tía, una prima, todos esos son factores hereditarios mucho más predominantes”.

RECOMENDACIONES

A la hora del autoexamen, Natalia Villarroel recomendó pararse frente a un espejo con una mano detrás de la cabeza, «como si la persona estuviera descansando, dejando así más expuesta la mama para hacer las palpaciones, eligiendo un punto de partida y realizando movimientos circulares hasta llegar nuevamente al inicio», apuntó la profesional.
Como pequeño «tip», la docente del CFT PUCV mencionó que “es importante saber que en la ducha es mucho más fácil, con el jabón y el agua que escurre, ayuda mucho a detectar algo que no esté bien”.

En el caso de encontrar algún cáncer y tener que realizarse una mastectomía, puntualizó que la situación suele derivar en el temor «a perder mi parte femenina, y a veces hay de pensar que existen pros y contras, y el pro es que si yo, por ejemplo, me hago esta mastectomía parcial o total, en realidad es en pos de la vida”, sin dejar de lado la posibilidad de realizar una mastectomía de reconstrucción.