Valparaíso

Weather data of this location not found.
Fundador de primera asociación de cannabis medicinal quedó en libertad tras meses en prisión por fallas en regulación y permiso inexistente

Fundador de primera asociación de cannabis medicinal quedó en libertad tras meses en prisión por fallas en regulación y permiso inexistente

Desde el 2016 Quintanilla ha desarrollado una búsqueda humanitaria de acceso seguro y legal al cannabis para sus pacientes asociados.

Dispensario Nacional (DN) es la primera asociación de cannabis medicinal constituida en Chile en el año 2016, quienes cultivan para sus miembros, los que son pacientes tratados con cannabis terapéutico prescrito por médicos y en el marco legal vigente. Luis Quintanilla Alarcón, fundador y representante legal de DN, estaba cumpliendo con prisión preventiva desde el pasado 16 de agosto de 2022, tras un allanamiento en octubre de este año a la sede administrativa de Dispensario Nacional ubicada en Providencia, donde fueron víctimas del decomiso del equipamiento y destrucción de la materia vegetal y el cultivo de la corporación.

La Fiscalía argumentaba que faltaba un permiso de cultivo y plantación de cannabis que debía ser entregado por el Servicio Agrícola Ganadero (SAG), y como Luis no lo tenía, se le acusó de que estaba realizando “cultivo sin autorización”. Pero su defensa plantea que la medida cautelar es ilegal, ya que el mismo SAG ha informado en innumerables ocasiones al Fiscal Nacional, Jorge Abbott, que dicho certificado no existe y que no se entrega ni para uso personal ni colectivo.

Tras una audiencia efectuada el pasado viernes 4 de noviembre, en donde se revisaron las medidas cautelares, se logró cambiar la prisión preventiva, que Quintanilla cumplió por más de tres meses en el Penal de Santiago, por la medida de arresto domiciliario total.

Ante esta situación, la defensa de Quintanilla decidió interponer una demanda contra el Estado por violación a los Derechos Humanos y persecución en contra de las personas que cultivan cannabis para fines medicinales.

“Luis no es una persona peligrosa para la sociedad, no debió estar en prisión preventiva. Es una víctima del Estado de Chile en su calidad de presidente de Dispensario Nacional. Por esto es que hicimos llegar una denuncia a la Corte Interamericana de DDHH”, cuenta Valeska Frías Aldunat, directora de coordinación de Dispensario Nacional.

Tras abandonar el complejo penitenciario, Luis Quintanilla manifestó su emoción y orgullo por el trabajo realizado con la comunidad. La diputada Ana María Gazmuri, quien lo acompañó a la salida del penal, señaló que «en Chile han sido cientos las familias que se han visto vulneradas por la persecución de quienes cultivan la cannabis. Es por eso que nuestro compromiso es trabajar por la regulación integral del cannabis y que incluya una reparación a estas víctimas». Desde el congreso y autoridades legislativas, este caso de Luis y Dispensario Nacional también ha tenido acogida por parte de parlamentarios, como Jorge Brito Hasbún y Diego Ibáñez, quienes han colaborado y empatizado con esta situación.

Para el equipo de Dispensario Nacional es muy importante que esta situación se visibilice, y así poder destacar el activismo de Luis Quintanilla, quien ha desarrollado una búsqueda humanitaria de acceso seguro al cannabis para sus pacientes asociados. La medida de prisión preventiva contra él fue desproporcionada y sin fundamentos, aseguró su defensa.

Los abogados Juan Pablo Olmedo y Andrea Ruíz, denunciaron ante la Comisión Interamericana de DDHH las prácticas de persecución del Estado de Chile en contra de las personas que cultivan cannabis para fines medicinales.

¿CÓMO FUNCIONA DISPENSARIO NACIONAL?

Las asociaciones de cultivo colectivo de cannabis como Dispensario Nacional, son corporaciones sin fines de lucro, y están debidamente constituidas al amparo de la ley N° 20.500. En éstas, los miembros o socios son dueños de lo que produzca la organización, por lo que no existe comercio ni tráfico. Los socios invierten en la mantención del cultivo y del club, por lo tanto, no existe un pago por la venta. Así, el asociado se “dispensa” según indica la receta, pagando una mantención que determina cada corporación.

“Es urgente regular el cannabis dada la cantidad de usuarios y pacientes en Chile, colocando como ejemplo a Dispensario Nacional y cómo hemos sido víctimas de un vacío legal”, expresa Frías, ya que cientos de pacientes de cannabis medicinal se han visto afectados por problemas logísticos y operativos que ha tenido la corporación desde el allanamiento y prisión de su director.