Valparaíso

17°C
Clear sky
Violencia contra la mujer: Prevalencia en el rango etario se sitúa entre 19 a 35 años con 34,5%

Violencia contra la mujer: Prevalencia en el rango etario se sitúa entre 19 a 35 años con 34,5%

Según el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, hasta la fecha, se registran 33 femicidios consumados y 141 frustrados a nivel nacional. La psicóloga de Clínica Los Carrera, Constanza Uribe, profundiza en las principales señales de alerta a las cuales prestar atención y las terapias de contención emocional para quienes viven violencia doméstica.

La violencia contra las mujeres no se limita a espacios privados, puede ocurrir en diferentes contextos, tales como el laboral, callejero, virtual, educativo e institucional, así como también ésta se puede manifestarse como violencia física, psicológica, sexual, económica y simbólica.

Cifras de la Fiscalía Nacional, evidenciaron que el 72,7% de las personas de 18 años y más que ingresaron como víctimas por violencia intrafamiliar (VIF) al Ministerio Público en 2021 son mujeres, mientras que el 81,3% de las personas imputadas por VIF ingresadas al Ministerio Público en el mismo período son hombres.

Según la Subsecretaría de Prevención del Delito, en 2019 –último año sin restricciones de movilidad- durante diciembre se registraron más casos de VIF con víctimas mujeres que en los días de semana, siendo septiembre el segundo mes con mayor promedio.

También, dentro de los principales datos del estudio de la Subsecretaría de Prevención del Delito, se reveló que la violencia contra la mujer tiene mayor prevalencia en el rango etario de 19 a 25 años con 34,5% y en el de 15 a 18 años con 29,4%.

Frente a esto, la psicóloga de Clínica Los Carrera, Constanza Uribe, puntualiza que es importante estar atentos a señales que nos puedan dar cuenta que se vive frente a una situación de violencia. “Si bien todas las personas reaccionan de forma distinta, la violencia siempre deja una huella. Es común que uno note cambios de actitud más que cambios notorios en la conducta”.

“Por ejemplo, notamos que la mujer se encuentra más deprimida, angustiada, nerviosa, e incluso irritable. Esto normalmente a lo menos acompañado con más dificultades para realizar las tareas cotidianas/laborales” aclara Uribe. En tanto, también señaló que “progresivamente, va mermando además la autoimagen que esa mujer tiene de sí, hacia una con menos autonomía y mayor dependencia, menos confianza en sí y más autocrítica e incluso más auto castigadora y culpable, aislándose cada vez más de otros”, señala la especialista.

“Está ampliamente estudiado como la violencia afecta las capacidades mentales que poseemos: nuestro cerebro entra cada vez más en un estado de alarma que nos hace más difícil pensar y reflexionar en profundidad para poder cambiar/reaccionar a la situación. Hay imágenes donde se observa una merma en las capacidades cognitivas, y de franco deterioro en víctimas de violencia sostenida; la violencia deja literalmente huellas en nuestra mente/cerebro”, explica.

No culpar a la víctima es uno de los consejos importantes que menciona la psicóloga de Clínica Los Carrera, Constanza Uribe, ya que suele ser una experiencia común en mujeres y no solo hace más difícil cambiar esa realidad, sino también, evita denunciar y pedir ayuda.

“La comunidad debe tomar en cuenta las distintas situaciones y llamadas de auxilio para prestar la atención oportuna, para así alertar a entidades tales como Carabineros, a fin de ayudar a la mujer y su entorno cercano”, enfatiza. Así lo corroboraron las cifras de Carabineros de Chile, las que indicaron que, hasta julio de este año, se registraron más de 109.546 llamadas por violencia contra la mujer en el hogar.

Finalmente, la profesional indica que frente a cualquier situación de riesgo es importante acudir a familiares de confianza, amigos o vecinos. Además, de utilizar los canales de comunicación silenciosa del Ministerio de la Mujer, que están disponibles las 24 horas del día, tales como el chat web 1455.