Día Internacional de la Educación. Por Verónica Herrera Palacios Directora de carreras área Educación IP-CFT Santo Tomás sede Viña del Mar

Día Internacional de la Educación. Por Verónica Herrera Palacios Directora de carreras área Educación IP-CFT Santo Tomás sede Viña del Mar

Hace cinco años, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó que el 24 de enero es el Día Internacional de la Educación, fecha que pasa casi desapercibida, ya que en nuestro país en el mes de enero la actividad escolar está detenida, nos encontramos en época de vacaciones, docentes y estudiantes se encuentran fuera de actividades académicas.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿podemos dejar de preocuparnos y ocuparnos de la Educación en nuestro país a pesar de estar de vacaciones nuestros estudiantes? Las cifras alarmantes de deserción escolar de este último año, la desigualdad de oportunidades de nuestros alumnos y estudiantes, las brechas de aprendizaje aumentaron, según cifras del MINEDUC, 50.529 niños y adolescentes durante el año 2022 se encontraron en situación de desescolarización.

Cada uno de los establecimientos educacionales se prepararon para regresar en 2022 a la educación presencial, pero se encontraron con un contexto de estudiantes muy diferente al acostumbrado, por lo que se debió abordar este gran desafío en donde el bienestar emocional y la convivencia fueron temas prioritarios de trabajar para que el proceso de aprendizaje se pudiese llevar a cabo y realmente lograr que cada uno de los estudiantes aprendieran de forma significativa.

También las necesidades de apoyo para estudiantes aumentaron, ya que en la virtualidad no lograron adquirir los aprendizajes necesarios para los niveles educativos que cursan, hay que cambiar la forma de gestión, a nivel de docencia, de aula, de directivos.

El estudiante es un ser integral, que debe ser partícipe activo de su aprendizaje, como afirma Andrés Bernasconi: “Se busca que los estudiantes sean agentes más activos de su propia formación, que tengan más agencia, autonomía, capacidad de acción y autorregulación en su aprendizaje”.

Entonces, para dar respuesta debemos gestionar cambios; contamos con un Sistema de Aseguramiento de la Calidad, los establecimientos educacionales tiene la autonomía de desarrollar sus proyectos institucionales, que les dan identidad formadora y dan respuesta  a las necesidades de su comunidad educativa, ahora bien, a corto plazo los cambios deben visualizarse en la sala de clases, lugar en donde se desarrolla el proceso de enseñanza y aprendizaje, donde los protagonistas son educador y alumno, cada uno aportando desde su rol, que se definen en el proyecto educativo institucional.

Cada institución educativa debe vincularse con su comunidad, realizar un diagnóstico de sus necesidades, contrastarlos con los recursos con que cuenta y así analizar, evaluar el proyecto educativo y si es necesario, se debe modificar, de esta forma nos estaríamos no solo preocupándonos sino más bien ocupándonos de la educación. adaptándonos a los cambios de la sociedad y dando respuesta a las necesidades educativas reales de cada estudiante.

noticias relacionadas

Declaración pública. Por Dirección Regional Quinta Costa y Dirección Regional Quinta Cordillera, Partido Comunista de...
Contra el derecho natural. Por Marcos Gallardo Pastore Presidente ASOFAR
Acortando la brecha en Innovación y Tecnología. Por María Loreto Ferrari, Rectora AIEP
Cambiar el paradigma en las ventas. Por Virginia Restrepo Directora Ejecutiva eXp Realty Chile

Súmate a nuestra multiplataforma con las señales en vivo