Estudio revela las barreras de acceso a la recreación, cultura y ocio que enfrenta la población 60+

Estudio revela las barreras de acceso a la recreación, cultura y ocio que enfrenta la población 60+

El reporte más reciente del Observatorio del Envejecimiento UC-Confuturo: “Uso del tiempo libre 60+: Abordaje del ocio, la recreación y cultura en población mayor”, refleja que la gran mayoría de las personas 60+ prefiere realizar actividades de carácter pasivo. La falta de recursos, información y oferta especializada, son las principales barreras para acceder a otro tipo de panoramas tales como los deportivos y culturales.

El estudio constata que tanto la edad, como el género y la vida laboral, influyen en la cantidad de horas que se dedican al esparcimiento. En promedio, entre los 60 y 69 años, las personas declaran disponer de 4,4 horas diarias para ocio, mientras que los mayores de 90, esta cifra aumenta a 8,2 horas promedio al día. Quienes aún permanecen activos laboralmente, reducen a 3,2 horas su tiempo libre y las mujeres sobre 80 años suelen tener hasta casi 1 hora promedio menos de ocio que sus pares hombres.

Para la académica y subdirectora de Pregrado de la Escuela de Trabajo Social UC, Sara Caro, las mujeres aún tienen un estigma sobre el ocio muy fuerte. “Hay una educación donde se nos ha dicho que debemos estar en distintos roles. Entonces, se internaliza el hacer muchas cosas al mismo tiempo, el hogar, los niños y el trabajo”, recalca. Una situación que se aprecia también cuando se evalúan los niveles de satisfacción con la vida social: casi el 70% de los hombres 60+ se siente satisfecho con su vida social, mientras las mujeres llegan al 58,7%, plasmando una diferencia de más de 10 puntos porcentuales.

Lo anterior plantea un desafío considerando que las mujeres tienen más expectativa de vida, y representan una mayor proporción de la población 80+ en el país. En este sentido, la recreación con foco en vinculación social puede ser un espacio a fortalecer desde las iniciativas locales.

Por otro lado, el reporte evidencia el predominio de recreación pasiva en todas las etapas de la vida de los chilenos. Casi el 95% de la población mayor utiliza su tiempo libre para ver televisión, el 88% para compartir con familiares y/o amigos y un 66% para escuchar radio. En orden de preferencias, les siguen la lectura con un 53% y el uso del computador con un 18%. Todas, actividades consideradas pasivas, porque requieren bajo esfuerzo físico y mental, además de centrarse en el hogar.

Barreras de acceso a la recreación activa

Si se trata de panoramas activos, menos del 13% de las personas mayores practica deporte o actividad física, casi el 11% asiste a celebraciones cívicas o religiosas, y alrededor de un 8% realiza algún juego o actividad fuera de casa como baile, canto, dibujo o clases de alguna índole. Las principales barreras, según los participantes de grupos focales del presente reporte, son: la disponibilidad de recursos económicos; la distancia geográfica junto con la dificultad del uso del transporte público y el miedo ante posibles peligros en la vía pública; las responsabilidades del cuidado de un otro, cuando existieran; y los canales de acceso a información, que suelen ser en redes sociales y, por ende, excluye a población con menor manejo de herramientas tecnológicas.

Una situación similar ocurre en torno a los eventos culturales, donde la asistencia a conciertos apenas llega a un 12%, y menos del 8% vio una obra de teatro en el último año. ¿Las razones? falta de tiempo, de dinero y dificultades de movilidad. Además, un 6,7% declara no tener información al respecto, lo que entrega señales importantes a considerar en la oferta que se está otorgando a la población mayor y cómo se está comunicando.

Estigma del ocio: los desafíos de la sociedad

El estudio demuestra que las actividades recreativas y culturales son esenciales para mantener buenos índices de bienestar y calidad de vida, a la vez que refuerzan el rol activo de la población mayor en la sociedad. Por lo mismo, Macarena Rojas, Directora del Observatorio del Envejecimiento UC-Confuturo, explica: “El desafío es comprender que el tiempo libre solo es satisfactorio si las personas mayores cuentan con opciones y oportunidades para desarrollar sus preferencias, y se reducen los estigmas vinculados al disfrute del tiempo libre en la vejez”.

Además de ampliar la oferta de actividades, es importante crear programas de recreación que a las personas mayores le hagan sentido. Una gestión que desde la Compañía de Seguros Confuturo se viene realizando a través de múltiples iniciativas. “Hemos desarrollado diversos cursos y capacitaciones en nuestro Portal de Formación, el cual pone a disposición de la comunidad, con especial foco en el segmento 60+, temáticas de interés, tales como actualización digital, uso de aplicaciones y plataformas de contacto y manualidades, entre otros. Lo anterior nos ha permitido constatar el impacto positivo que tiene el promover este tipo de espacios de ocio, cultura y esparcimiento, en el bienestar de las personas mayores”, afirma Christian Abello, Gerente General de Confuturo.

Al respecto, la Organizacional Mundial de la Salud (OMS), a través de la revisión de experiencias internacionales y locales, que se han adaptado a la población 60+, ha generado ejemplos prácticos aplicables a la oferta de actividades recreativas y culturales. Dichas áreas de acción pueden aportar en diversas dimensiones, desde el empoderamiento, entrega de apoyo, habilitación de infraestructura, descentralización de las actividades, y la creación de oportunidades, entre otros propósitos.

 

noticias relacionadas

Advierten que excesiva extracción de agua subterránea impacta directamente en los tamarugos
Banco Social de Latas anuncia con éxito sus primeros pesajes
Trabajo, mujeres y salud: Un vínculo que alerta
Ministerio de Agricultura llama a optimizar desechos vegetales en "Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdi...

Súmate a nuestra multiplataforma con las señales en vivo