Buscar
“Caminemos Valentina”: se estrena co-producción chileno-argentina que une los talentos de Silvio Caiozzi y Alberto Lecchi en torno al abuso de poder

“Caminemos Valentina”: se estrena co-producción chileno-argentina que une los talentos de Silvio Caiozzi y Alberto Lecchi en torno al abuso de poder

Una verdadera suma de talentos chilenos y argentinos traerá “Caminemos Valentina”, película que llegará a salas chilenas el próximo 9 de mayo. Por un lado, es dirigida por el argentino Alberto Lecchi, responsable de títulos como “Nueces para el amor” y “El juego de Arcibel”. Por otro, cuenta con trabajos en producción de los chilenos Edgardo Viereck (“Gente decente”) y Silvio Caiozzi (“Julio comienza en julio”, “Coronación”), quien también se hace cargo del montaje. Por su parte, la hija del aclamado director, la destacada compositora Valentina Caiozzi, (Premio Pulsar 2019) firma la banda sonora original del filme.

Con un elenco también transcordillerano que incluye a la argentina Paula Sartor y a la chilena Roxana Naranjo, la película se basa en el libro autobiográfico de Sandra Migliore “Raza de víboras, memorias de una novicia”, que narra en primera persona los abusos que ella y una compañera sufrieron a manos de una monja de la Congregación Educacionistas Franciscanas de Cristo Rey durante su estancia en un convento. La película cuenta cómo estas dos novicias –Valentina y Sandra– encuentran fuerza para superar las secuelas del abuso de poder al que fueron sometidas.

“Caminemos Valentina” es un logrado e intenso relato que combina el drama y la denuncia, potenciado por magníficas actuaciones. La película se encuentra seleccionada para participar en el reconocido Festival de Cine Latino de Chicago a realizarse en dicha ciudad entre el 11 y el 22 de abril.

Alberto Lecchi: “No es una película en contra de la Iglesia sino en contra la hipocresía de algunos personajes de la Iglesia”

“Cuando recibí el libro sentí que era una historia que se tenía que conocer, que no podía quedar en el anonimato. Cuando me reuní con Sandra por primera vez, y al lado estaba Valentina, entendí que lo más importante del pasado tortuoso que había tenido es que había una historia de amor inmensa que también tenía que ser contada”, destaca el director Alberto Lecchi. “El público se va a encontrar con la historia de dos mujeres que sufrieron tanto siendo adolescentes que las podría haber perturbado para siempre y que pelearon a través del tiempo para que se sepa la verdad. Perdieron el miedo y convirtieron esa historia tan terrible en una gran historia de amor”.

El realizador agrega: “Creo que si la Iglesia misma denunciara estos abusos haría que muchos que la dejaron volverían a ella”.

Silvio Caiozzi: “Es una de esas de esas películas que quedan en la memoria”

Edgardo Viereck, quien oficia como productor ejecutivo, resalta la importancia de la alianza entre países vecinos. “Ayuda a potenciar la coproducción entre Chile y Argentina, con un tema que es común a ambos territorios porque es universal. El gran tema aquí es el abuso de poder, que se refleja en la jerarquía eclesiástica pero que hoy en día es muy visible en todos los espacios sociales y de convivencia. Esta es una historia real y es el primer caso que llega al Vaticano protagonizado por monjas y novicias, es decir por mujeres. Como coproducción internacional es una experiencia poder abordar temáticas tan trascendentes como el abuso de poder”.

Silvio Caiozzi, por su parte, cuenta qué lo motivó a involucrarse en el proyecto. “Me interesó participar por su tema. El abuso está en todas mis películas, es un tema que me ha dado vuelta siempre. En este caso, es abuso de poder escondiéndose detrás de la imagen de Dios, el ser supremo. Dentro de este lugar se enseña lo bueno de la religión, el ideal, el respeto. El problema es que una de las que enseñan es una abusadora que, usando la bandera de Dios, se siente en el derecho de hacer todo lo quiera con estas jovencitas. La película está muy bien lograda, muy bien hecha. Hay que verla no sólo porque es buena sino también porque tiene un tema enorme e importante”.

La colaboración entre el director y Lecchi no es nueva. A través de su productora Zarlek, el cineasta argentino y Luis Sartor fueron productores minoritarios de “Cachimba”. “Gracias a ellos pudimos hacer la película y fue una relación muy buena”, recuerda Caiozzi. “Ahora, sin pensarlo ni un instante, optamos por participar como coproductores”.

Una novedad es que Caiozzi nunca había hecho montaje para otro director. “Fue una experiencia fenomenal”, celebra. “Al principio tenía un poquito de susto pero Alberto realmente estuvo siempre totalmente de acuerdo cada vez que yo le mandaba escenas compaginadas. Así que no hubo ni el más mínimo problema y eso para mí fue fantástico”.

El director chileno agrega: “Considerando el tema, creo que Alberto fue muy brillante en mantener siempre un tono elegante, cuidadoso y respetuoso, y en el montaje eso es lo que yo siempre tuve como misión. Esta es una película que, por los aplausos de las funciones en Argentina, puedo decir que genera impacto. Es una de esas películas que quedan en la memoria. Remece internamente sin ser melodramática”.

noticias relacionadas

La Orquesta Folklórica Nacional desplegará El Sonido de Chile en la Sala SCD Plaza Egaña
Exitosa jornada del Día de los Patrimonios en Viña del Mar
Recorridos guiados en micros antiguas por Valparaíso marcaron segunda jornada del Día de los Patrimonios
Con Arturo Prat defendiendo a los héroes se realizó audiencia simulada en la Corte de Valparaíso

Súmate a nuestra multiplataforma con las señales en vivo