Buscar
Construyendo un mundo más justo y sostenible a través de inversiones con sentido. Por Mariajosé Herrera, Chief Financial Officer de Umano

Construyendo un mundo más justo y sostenible a través de inversiones con sentido. Por Mariajosé Herrera, Chief Financial Officer de Umano

En la intersección de la economía y responsabilidad social, las inversiones emergen como un poderoso medio de influencia en la configuración de nuestra sociedad. Cada dólar invertido no es solo un número en una cuenta bancaria, sino un voto de confianza en un proyecto, una empresa o una iniciativa. En este sentido, es crucial reconocer el papel que desempeñan las inversiones en la configuración y desarrollo de la sociedad actual.

Al depositar nuestros recursos en una empresa o proyecto, estamos respaldando no sólo su viabilidad económica, sino también su impacto social y ambiental. Esta dimensión social de las inversiones es a menudo subestimada, relegada a un segundo plano detrás de la búsqueda de beneficios financieros. Sin embargo, cada inversión tiene un impacto, ya sea positivo o negativo, y es clave que nosotros como agentes activos en la sociedad lo tengamos claro.

¿Qué tipo de sociedad queremos construir con nuestro dinero? ¿Estamos dispuestos a sacrificar el bienestar social y ambiental en aras de una mayor rentabilidad financiera? Estas son las respuestas que todos deberíamos plantearnos antes de tomar decisiones para invertir.

En este sentido, el impacto de las inversiones en la calidad del medio ambiente y reducción de desigualdades es un tema crucial que no puede pasarse por alto. Ambos son uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad, y nuestras decisiones de inversión pueden acelerar o disminuir la difícil situación.

Apoyar iniciativas que promuevan la sostenibilidad ambiental es una responsabilidad que no podemos eludir si deseamos preservar nuestro planeta para las generaciones futuras.

Además, es importante reconocer los riesgos financieros y sociales que pueden surgir cuando las inversiones no tienen en cuenta su impacto ambiental y social. La indiferencia hacia estas cuestiones no sólo es moralmente cuestionable, sino también financieramente imprudente.

El sueño es que dejemos de hablar de inversiones con impacto como una alternativa y lo convirtamos en la norma. Es hora de que cada uno de nosotros reconozca el poder transformador de nuestras transacciones y las utilice como una herramienta para construir una sociedad más justa, equitativa y sostenible. El futuro de nuestro planeta y de las generaciones venideras depende de las decisiones que tomemos hoy.

 

noticias relacionadas

Ataque cerebrovascular: una amenaza creciente. Por Katherine Pincheira Académica Carrera de Enfermería, UDLA, Sede Co...
Salud mental en personas en situación de discapacidad intelectual frente a emergencias. Por Javier Bustos Zaror, Psic...
Vacaciones de invierno: consejos para regular el uso de pantallas. Por Vanessa Lazo, jefa de carrera Técnico Agrícol...
Bosques de algas pardas en amenaza. Por Bernardo R. Broitman, profesor de la Facultad de Artes Liberales, Universidad...

Súmate a nuestra multiplataforma con las señales en vivo